fbpx

Comida chatarra vs. cerebro

¿Alguna vez te has preguntado porque la comida chatarra puede ser más atractiva que la comida saludable?

Un estudio reciente, publicado en CellMetabollism de la Universidad Yale en EEUU, descubrió que la comida rica en grasas y carbohidratos puede activar el sistema de recompensa en el cerebro, lo cual genera mayor satisfacción con solamente observar imágenes de comida chatarra o rápida.

En el experimento 206 adultos vieron fotografías de distintos alimentos mientras se les realizaba una resonancia cerebral, de tal forma que se pudiera registrar su actividad neuronal.

Los análisis de los resultados arrojaron que los circuitos neuronales en el sistema de recompensa se activaban más al ver comida con alto contenido de grasa, azúcar y carbohidratos.

Por otra parte, se cuestionó a cada participante acerca de la cantidad de grasas y carbohidratos que tenía cada alimento y se les pregunto la cantidad de dinero que estaban dispuestos a pagar para adquirirlos.

«…nuestros participantes fueron muy precisos en la estimación de grasa y muy pobres en la estimación de carbohidratos. Nuestro estudio demuestra que cuando ambos nutrientes se combinan, el cerebro parece sobrestimar el valor energético de la comida…» compartió Dana Small, directora del Centro de Investigación en Fisiología y Dieta Moderna de la Universidad de Yale.



		

Adicional a ello se confirmó que las personas estarían dispuestas a pagar más dinero por la comida que mezcla grasas y carbohidratos, que por aquella que solamente contiene uno de ambos elementos estudiados.

 



		

De acuerdo con los investigadores, esta reacción cerebral ante la visión de comida con altos contenidos en grasas y carbohidratos es una consecuencia a ciertos esquemas pre establecidos anteriormente por la sociedad donde la alimentación principal residía en otro tipo de productos y aquellos considerados «chatarra» fungían como una recompensa únicamente; y aún cuando actualmente este tipo de alimentación es más común dentro de la población, todavía no se han acostumbrado a generar reacciones más estables o tranquilas al verlos.

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: