fbpx

El que es gallo en el infierno canta

Regresó la mil veces gloriosa Liga MX. Ha dolido la ausencia de un torneo en el que con 120 millones te salvas del descenso, torneo en el que se puede suspender un torneo o que puedes traspasar a un jugador cuando ya empezó la jornada. Gallos tendría una sorpresa para los Diablos.

 

Toluca recibía a Gallos Blancos de Querétaro. Después de un mes sin fútbol se agradece cualquier rival. La noticia de la contratación de Enrique Triverio por parte del equipo del Bajío confirmaba una cosa: Gallos es la casa de retiro del Toluca.

 

Diego de la Torre, Erbin Trejo, Edgar «el Pájaro» Benítez y hasta el mismo Nelson Sinha han tenido una opción cuando en Toluca ya no son indispensables. Mejor ser titular en Gallos que banca en Toluca.

La gente no asistió en las cantidades de otros partidos. Las tribunas de Sombra Preferente y General presentaron el 50% de su capacidad, Tribuna Diablos y Palcos ¾. Los precios podrían explicar el porqué de no ser un lleno como en el llamado Clásico Toluqueño.

 

Del partido no hay mucho qué decir. Un primer tiempo en el que los equipos se reconocieron, especularon y esperaron. Gallos tuvo más opciones, pero nada para preocuparse. Partido de jornada 1.

En el segundo tiempo el técnico Ricardo Lavolpe realiza un extraño cambio y saca a Felipe Pardo y mete a Geovanny León. Desde ese momento, el equipo se vino para abajo. Fabián Castillo puso el 0-1. La entrada de Emmanuel Guigliotti hacía creer que el Toluca sería más ofensivo. Minutos después, roja para Rodrigo Salinas. Desorden total. Al minuto 72, Jesús Escoboza puso un letal 0-2. La afición recriminó cantando «Jugadores, yo les pido, por favor, que suden la camiseta aunque no salgas campeón».

 

Toluca no se reforzó, se deshizo de jugadores importantes como Leo López, Osvaldo González y Enrique Triverio. Apenas es el primer partido y ya se ve preocupación en la afición roja.

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: