fbpx

En Netflix, La casa de las flores busca renovar la novela mexicana

Netflix… Qué sería de nuestra sedentaria vida sin las bondades de los servicios de stream a los que ya estamos tan acostumbrados. No lo sabemos, aunque algunos asegurarán que sus predecesores, como Blockbuster o VideoCentro, ya lo hacían antes y mejor – aunque treparse al coche o caminar hasta el local, además de pasearse por los pasillos para decidir qué ver, ya cuentan como actividad física.

 

Gracias a Netflix, y más a su favor, no sólo hemos tenido acceso a miles de producciones cinematográficas y audiovisuales que han contribuido a nuestra mellada condición física, a nuestro hedonismo desmedido y a benditas horas de Netflix & Chill, sino que la lana de la plataforma también ha permitido que múltiples creadores encuentren una alternativa a la programación tradicional para llevar a nuestra pantalla proyectos por demás interesantes.

 

Este es el caso de la esperada serie La casa de las flores, una producción 100 por ciento mexicana – aunque sus protagonistas digan que no es una tradicional telenovela – que busca renovar el concepto de hacer productos narrativos a través de un nuevo medio, Netflix, para ganarse a una audiencia que ha preferido consumir extranjero a consumir local. Por ese lado, la iniciativa no sólo es plausible, sino hasta loable, además de que integra un casting de veteranos y newcomers que le ponen sazón ha esta ensalada para hacerla interesante.

Y bueno, este viernes 10 de agosto la serie del cineasta mexicano Manolo Caro (La vida inmoral de la pareja ideal (2016), Amor de mis amores (2014) y más) se estrena en nuestro país protagonizada por la “Novia de México”, Verónica Castro, acompañada de un elenco compuesto por Cecilia Suárez, Aislinn Derbez, Darío Yazbek, Arturo Ríos y Juan Pablo Medina. La premisa es simple: ¿hay tal cosa como una familia ideal, de esas de película que no sufren ni sacrifican ni ven su vida irse al caño con cada día de su miserable existencia? (perdón, nos exaltamos un poco).

 

A lo largo de sus 13 episodios, La casa de las flores pretende llegarle a ese sector del hogar mexicano para generar un reflejo con el que nos sintamos identificados y nos haga pedir más, en el mejor de los escenarios. Con un particular humor negro, la serie busca cuestionar aspectos tradicionales del núcleo familiar que han sido pilar de la sociedad mexicana desde siempre, como la moral que define al mexicano, el “qué dirán los Limantour”, las relaciones afectivas, la aceptación de nuestros consanguíneos y demás factores más contemporáneos como el arraigado clasismo mexicano, la homosexualidad y el machismo que pueden hacer de esta serie un éxito, de tratarlo adecuadamente, o un chasco que repite las fórmulas vistas desde La vida en el espejo del ’99 y similares, pero reloaded.

 

¿Que si es un melodrama? Cecilia Suárez asegura que lo es y que por esa razón quizás los espectadores den por sentado que se tratará de una telenovela más, sin embargo habrá que darles el beneficio de la duda, digerir bien el bolo y juzgar después de haber visto todo. Quién sabe, a lo mejor y consiguen un hitazo como en su momento nos conmovió Soy tu fan hace ocho años, una serie de Canana Films en conjunto con Canal 11 que nos dejó preguntando por qué demonios nunca nos entregaron la tercera temporada (Charly, Nico, les deseamos lo mejor… ).

 

Resultado de imagen para la casa de las flores

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: