fbpx

Gabriela Díaz Alatriste

“La música nos llega de una manera hermosa, es muy especial hacer música con otras personas”, comenta la maestra Gabriela Díaz Alatriste al iniciar la conversación. Después, recuerda los conciertos gracias a los cuales decidió, desde muy niña, dedicar su vida a este arte: un concierto en Bellas Artes, ver la ópera de Hanssel y Gretel o asistir a la Sala Nezahualcóyotl. Tampoco olvida las interpretaciones de piezas de Rachmáninov y Tchaikovsky, composiciones que también la inspiraron a tomar esta disciplina. El gusto y pasión que esta exitosa directora transmite a todos los que trabajan con ella, particularmente a los jóvenes, nos llevó a platicar con ella. Aquí la entrevista completa.

 

¿Cómo comenzó su trayectoria profesional?

“A los 11 años ingresé al Conservatorio Nacional de Música, donde estudiaba piano y cantaba en el coro. Ahí empecé en la dirección coral, después, mientras hacía el coro con la orquesta, me llamó la atención la dirección. Díaz Alatriste explica que estudió dirección de orquesta por el vastísimo repertorio de música sinfónica, así como por el reto que implica abordar las composiciones de músicos como Beethoven o Tchaikovsky.

 

Sin embargo, no ha sido sencillo, pues siempre es difícil que una mujer esté en una posición de liderazgo, en una dirección.

 

En algunas áreas ya es más común ver mujeres, en otras no. La dirección de orquesta está dentro este último grupo, pues se trata de un campo dominado por los hombres durante mucho tiempo. Hay pocas mujeres directoras de orquesta y eso también ha sido difícil. Aunque, debo decir que el campo para las mujeres dentro de la música se está abriendo”.

 

En ese sentido, nos compartió más de su experiencia como titular de la Orquesta Filarmónica mexiquense, labor que gracias a los jóvenes que la conforman le ha representado una experiencia maravillosa: “Tenemos apenas unos cuantos ensayos, poco tiempo de hacer música juntos y nos estamos acoplando muy bien. Ellos están muy receptivos respecto a la manera de lograr que la música suene mejor. Ellos dan lo mejor de sí, dan lo que no sabían que podían dar. Ellos mismos deben reconocer lo mucho que pueden lograr”.

¿Qué es la música para usted?

“La música es bellísima, es parte de la vida: hay muchos sonidos en la naturaleza y la música quizá sea la única de las artes que nos llega de una manera especial. No sé por qué”.

 

Para la maestra Gabriela Díaz Alatriste la música nos hace pensar, nos hace soñar, nos transporta a otro lado y nos conmueve. Es un lenguaje que comunica a todos por igual: “al que sabe, al que no sabe; al que es grande, al que es joven; al que vive en una lomita o al que vive en una gran ciudad. Es algo maravilloso y esa música divina, bella, es lo que compartimos”.

 

Por eso invita a todos, jóvenes, niños y niñas a que se animen a aprender a tocar un instrumento, a explorar la música, “es muy bonito hacer música”, reitera entusiasmada.

 

 

¿Qué distingue a las orquestas que ha dirigido?

“Como me importa mucho lo que hago, busco imprimir algo a la gente que trabaja conmigo: que entregue todo lo que tiene, pasión, conocimiento, todo.

 

Cuando nos entregamos así el resultado puede ser verdaderamente fantástico, pero tiene que ser de todos y cada uno. Así, aunque sea un grupo grande –o bueno, aunque no sea tan grande-, se convierte en algo bonito, es hermoso cuando todos nos proponemos hacer lo mejor, no sólo para nosotros, sino para el público.

 

El público representa una parte importante para cualquier músico y, en un contexto de violencia como el que atraviesa actualmente el país, la labor que una orquesta realiza resulta indispensable, ya que se acerca a la parte espiritual del ser humano: porque nosotros somos carne y hueso, no sólo pensamos también sentimos. Nos afecta todo lo que sucede en nuestro país, está viviendo una situación sumamente complicada, pero el arte puede cambiar la vida de las personas, la vida de quienes lo hacen y de quienes lo reciben”.

¿Y ante las dificultades?

“En la vida, en general, es muy importante ser persistente, mantenerse sano, o sea comer bien, hacer ejercicio, porque el trabajo es duro. Hay que estar físicamente bien para poder pensar bien, pensar y tratar de aprender más.

 

A las chicas que tocan en una orquesta, que tocan el contrabajo, que tocan las percusiones les diría que ellas pueden hacer lo que se propongan: pueden componer, pueden tocar cualquier instrumento, pueden dirigir también. Es bonito que vean que hay un mundo de oportunidades.

 

También les diría que se preparen, estudien y se conserven, que se conserven bien, que se cuiden, que se conserven sanas y que sigan adelante”.

¿Qué nos ofrecerá la Orquesta Filarmónica Mexiquense este año?

“Tenemos una temporada en puerta, empieza el primero de marzo, estrenaremos una pieza de una compositora mexicana y también una que se llama “Vuela”, un homenaje al águila real, un símbolo para nosotros que está en peligro de extinción; también interpretaremos Carmina Burana.

 

El 29 de febrero vamos al Zócalo de la Ciudad de México al festival “En el corazón de México” a hacer música mexicana.

 

Además, vamos a sumarnos a los 250 años de Beethoven, este gran gigante de la música de concierto, y tocaremos su 5ª Sinfonía. Interpretaremos, en otro momento, música de Leonard Bernstein en el festival de Arte Urbano, vamos a tocar ‘Amor sin barreras’, entre otras piezas. Asimismo, tendremos como invitada a una joven y fabulosa trompetista mexicana”.

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: