fbpx

Muralismo: una vía hacia la libertad

Ariadna Arriaga es diseñadora industrial, también es muralista y, sobre todo, es libre cuando expresa lo que siente mediante la pintura en espacios de gran formato. Con cada trazo, Ari busca transmitir la libertad que la apasiona, conectar con la gente que ve sus murales y conservar en ellos los momentos de felicidad, tanto propios, como los de las personas con quienes interactúa.

 

 

El muralismo empezó con un árbol

Una de sus tías le pidió que pintara un árbol en una pared y no paró de animarla hasta que el mural quedó hecho. “En el momento en que pinté ese árbol, me di cuenta de que me encantó. Era un lienzo en blanco, era enorme, era grande y me encantó”.

La canción

“Epilogue”, la rolita con la que cierra la multipremiada cinta La la land, es la pieza que Ari escucha para concentrarse al momento de pintar sus murales: “que te pongas los audífonos y que escuches la canción que te gusta mientras estás pintando… Eso crea una sensación que llamo felicidad y libertad”.

 

Los murales y la libertad 

“Me gusta plasmar cualquier cosa que represente libertad: mariposas, pájaros, naturaleza. Me gustan los colores, sobre todo crear acentos. Me gusta lo que se siente”.

 

Ariadna, o Mila, piensa que la libertad es hacer lo que una tiene sin lastimar a alguien más, que ser libre es el momento en el que nos expresamos sin afectar a otros y que en ese momento somos felices. “Entonces siento paz y calma”. Tras una breve pausa, Ari añade que libertad también es estar ante una pared que tiene colores y formas y pájaros.

¿Y para los que quieren realizar un sueño? 

“Si la corazonada está, escúchala; cada quien va a su ritmo. A veces es complicado y lento, pero al final hay gratificaciones que te hacen sentir pleno.

No te compares y busca tu ritmo para hacer las cosas que te gusten. Si tu corazón te dice por aquí va, escúchalo”.

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: