fbpx

Napoleón hace vibrar al Teatro Morelos con su romanticismo

El concierto Napoleón en el Teatro Morelos, en Toluca, comienza con la conocida “Ella se llamaba Martha”; en el escenario, de no ser por lo que visten, el tiempo parece detenido entre los años setenta y ochenta:  un par de coristas se mecen coordinadamente de derecha a izquierda, las proyecciones del fondo muestran un corazón brillante, algunas llamas, burbujas, el nombre de José María Napoleón.

 

Ya ha salido “El poeta de la canción”, hoy es un hombre menudo, vestido pulcramente de negro, con una voz lastimada, advierte, “no al 100 en mi voz pero al 200 en mi corazón”.

 

Habla pausado y conversa, responde los gritos con la amabilidad y parsimonia que se le conoce; bromea, también dice que aprecia Toluca. Reiteradamente habla de la mujer, de su belleza, de su bondad… en su discurso el tiempo también parece detenido.

 

Napoleón ilustra el concepto de lo romántico en el sentido de lo sentimental, de la ensoñación: su propuesta es que el amor existe, incluso el eterno, y busca demostrarlo con la canción que canta –luego de 38 años, explica– a su esposa; también a su madre, como poema de Bécquer.

Cess Martínez, Anahí Cardenas, Alexa Martínez y Luz María Chávez
Cristina Alpizar y Karla Martínez
Dora Medina y Karla Medina
Emmanuel Murillo y Edith Tapia
Dulce Machuca y Sandra Ramírez
Fernando Alcántara, Raquel Nava, María Tafolla y Samuel Sánchez
Gerardo Raya y Álvaro Rogel
Guadalupe Reyes y Estrella Reyes
Maricarmen Castillo, Ximena Campa, Alexa Campa y Mía Castillo
Noa Romero y Beatriz Romero
Noemi Vilchis y Emma Colin
Salvador Habid, Monica Madrigal y Salvador Habid
Tomás Juárez y Michelle Vázquez

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: