fbpx

Profesionalizar la pasión y con la comida, restaurar el alma

Rodrigo Orraca, de 26 años, nació en una familia cuya pasión por atender bien a la gente se ha transmitido de padres a hijos. “Desde muy chiquito empecé a trabajar, recogía ceniceros en una cantina donde también ofrecía bebidas ¡y me encantó!”.

 

Estudió Administración de la Hospitalidad en Suiza. El gusto por mantener contacto con los comensales de alguno de los cinco restaurantes que Grupo Orraca tiene en el Valle de Toluca está en sus venas: “lo veía desde mi casa. Ahí nos gusta recibir a la gente de la mejor manera. La calidez [del trato] me encantó y fue lo que me inspiró a dedicarme a esto”.

¿Un día en la vida de Rodrigo?

Me levanto a las 6:15 de la mañana, voy a hacer ejercicio y después, entre las 10 y 10.30, ya esto trabajando. Procuro que mi día sea mitad oficina, mitad de operaciones, nos cuenta. No tengo un día igual a otro todos cambian por completo, aunque también es cierto que tiene algunas rutinas bien establecidas.

 

Y es que la constancia constituye, sin duda, una de las claves que lo ha llevado tanto a él como a su familia a colocarse en una posición reconocida dentro de la industria restaurantera: tú puedes ser muy bueno para algo, pero si no eres constante, si no continúas ese ritmo, lo vas a perder, no te vas a mantener ahí.

¿Qué te apasiona del mundo restaurantero?

Lo que mejor se siente es que la gente salga de los restaurantes mejor de lo que llegó. La palabra restaurantero sale de restaurador, decimos que somos restauradores del alma. En ese sentido, Rodrigo considera que si un cliente llega enojado a los restaurantes y sale igual que como entró, pues no hiciste bien tu chamba.

 

No importa si se trata de una cena en Hacienda San Martín o de un antojito en Fonda Yecapixtla, recibir a la gente con una sonrisa, con un buen platillo, con una buena bebida es super importante, ya que de ese modo los comensales se van felices y con ganas de regresar.

 

Para brindar el mejor servicio a sus clientes e innovar constantemente en la cocina, Rodrigo disfruta de conocer la variedad culinaria de otros espacios gastronómicos, pues ahí se aprenden muchísimas cosas, tanto buenas como malas, que después pueden incorporarse a alguno de los restaurantes de Grupo Orraca.

 

Pero ¿cómo lograr que todos los que trabajan en los restaurantes de Grupo Orraca se sientan cómodos al desempeñar sus actividades y, simultáneamente, brinden un buen servicio? Con acciones que hagan que los trabajadores sientan pasión por el lugar en el que están para que se sientan parte de la empresa.

Su fórmula: (c + h) a

Tú puedes encontrar la forma de profesionalizar a un apasionado, pero no puedes apasionar a un profesional, dice Rodrigo Orraca. Tú puedes tener un conocimiento mínimo de 1, una habilidad mínima de 1, pero si la multiplicas por una actitud de 10 el éxito estará casi asegurado.

¿Qué le recomiendas a quienes quieren emprender?

No se den por vencidos, sean perseverantes y ,sobre todo muy constantes. La clave es la constancia. Acuérdate siempre de por qué empezaste, muchas veces te puedes desmotivar, pero si recuerdas cuál fue el motivo por el que empezaste, te vuelves a parar y continúas.

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: