fbpx

Descubre el significado de Famosas Frases Mexicanas

Por: Blanca Arriaga

En México, hablar va mucho más allá de la lengua, ya que desde épocas coloniales expresiones como “aguas”, “sepa la bola” o “chupar faros” han prevalecido como parte cultural de los habitantes… aquí te explicamos el origen de las más comunes, así como su uso actual.

«A CHUCHITA SE LA BOLSEARON»

 

Esta frase tiene más de 300 años, se cuenta que Jesusa era la encargada de hacer las compras para los patrones, poco a poco empezó a traer menos cosas y cuando la cuestionaban ella solo decía que la habían bolseado. En una ocasión llego sin nada a la casa y cuando el capataz fue a contarle al patrón, este lo interrumpió y le dijo: «No me vayas a salir con que a Chuchita la bolsearon…»


Por una parte decían que lo qué pasó es que Doña Jesusa era de tan buen corazón que regalaba lo del mandado a gente pobre que se encontraba en el camino, por lo contrario se decía que a Doña Jesusa le gustaba tomarse sus copitas y gastarse lo del mandado.


Actualmente cuando sentimos que alguien nos está contando algo que creemos que es mentira, le respondemos con un: “A CHUCHITA SE LA BOLSEARON”.

«YA CHUPÓ FAROS»

 

En los tiempos de la revolución, antes de fusilar a los prisioneros, se les concedia un deseo, la gran mayoria pedia un cigarro y se lo fumaba de la manera más lenta posible.
Se convirtió en una manera de decir, ya se murió, por ejemplo: “¿te acuerdas de fulano? , ya chupó faros…”

«SEPA LA BOLA»

 

Surgió en los tiempos de la revolución mexicana. En los levantamientos callejeros había mucha gente, campesinos, mujeres, militares, civiles y a este grupo de chismosos se les denominó La Bola.
Desde entonces decir: “sepa la Bola”, es una frase que usamos cuando nos preguntan quién es el responsable de algo y no sabemos o no queremos decir quién fue.

«AGUAS, AGUAS»

 

En la época de la Colonia, cuando existían las bacinicas y cuando las vaciaban, solo arrojaban el contenido a la calle y para no mojar al público gritaban: «¡Agua va!», “¡Agua!” en señal de cuidado.
Actualmente lo usamos para prevenir a alguien de un peligro inminente.

«CHIFLANDO Y APLAUDIENDO»

 

Las personas dedicadas a extraer los magueyes del agua miel (tlachiqueros) , después de menearlo de manera rápida para fermentarla y así obtener la bebida del pulque, ellos tenían que chiflar mientras hacien su labor, por órdenes del patrón, pues si no lo hacían, los empleados se verían tentados a tomar un trago de pulque.
De ahí que las suegras acuñan esa frase de :” Chiflando y aplaudiendo” para que los yernos mantuvieran las manos ocupadas y así no se sobrepasarán con sus novias…

«TEPOROCHO»

 

A principios del siglo XX, en el mercado de la Merced (CDMX) vendían tés de naranja o canela con alcohol. El costo era de ocho centavos, por lo que era común escuchar: «Vamos por un té por ocho» y se les decía que eran clientes del té por ocho.
Desde entonces, en la calle se empezó a señalar a los borrachitos, diciendo , seguro es cliente del té por ocho, frase que con los años se derivó a “Teporocho”.

«YA NOS CAYÓ EL CHAHUISTLE»

 

El Chahuistle es una enfermedad que le da a las hojas de maíz, por lo que comúnmente se hace referencia a la gente con malas vibras en fiestas o reuniones, diciendo: “ Ya nos cayó el chahuistle”

“LE DAS VUELO A LA HILACHA”

 

Hilacha es un hilo que se desprende de un textil. La frase no significaba hacerlo volar como tal, sino como advertencia de que alguien no tiene un buen comportamiento o que lleva una vida desordenada.

«NI YENDO A BAILAR A CHALMA»

Está es una de las frases mexicanas más populares y se emplea cuando un problema no tiene solución. Este dicho alude a un pueblo llamado Chalma, ubicado en el Estado de México en donde se suele visitar el Santuario del Señor de Chalma para pedirle un milagro. Se acostumbra que la gente baile afuera de la iglesia al ritmo de banda o mariachi y de ahí proviene este dicho.

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: