fbpx

Un estilo en cada paso: Luis “Guate” Muñoz

Nació en Guatemala, llegó a México hace 15 años y desde hace cuatro vive en Toluca. Luis Muñoz, “Guate”, es uno de los socios fundadores de Halfblood Mx, una marca de tenis personalizados que hacen del calzado, piezas de arte para el caminar cotidiano.

A poco más de un año, Guate ha participado en la elaboración de 500 pares de sneakers que, además de distribuirse en el país, se han exportado a Estados Unidos, Italia, Guatemala, Chile y España. El secreto de Halfbood, dice, está en el hecho de trabajar en equipo y rodearse de “gente que siempre te dé pa’rriba”.

Luis Guate tenía un trabajo godín, con oficina, checador y tuppers. Cansado de la rutina, decidió salirse un poquito del sistema: “Me faltaba una explosión de color y esa explosión de emociones que claramente en una oficia no puedes tener”. Por eso, hace un año decidió apostarlo todo a Halfblood.

 

-¿Cómo empezó Halfblood?

-En julio de 2018 empecé con este proyecto: a mí me encantan los tenis y un día, platicando con un par de amigos, se me ocurrió lanzarles pintura [a los tenis]. Siempre me ha gustado Jackson Pollock, este desorden dentro del orden y lo quise adaptar a los tenis. Claramente eché a perder muchos pares al inicio, pero por primera vez en mi vida había encontrado un proyecto en el cual no quise detenerme.

Guate y sus socios eligieron la palabra halfblood (mestizo en inglés) pues “lo que hacemos aquí es la combinación, un mestizaje, entre algo ya existente y una idea nuestra”.

 

-¿Qué hace diferentes a los Halfblood?

-Pues el uso de materiales que no vienen directamente en los pares. Por ejemplo, compramos un par en color blanco y le ponemos lo que el cliente quiera: sus iniciales, su nombre, una fecha… Les agregamos pedrería, estoperoles, ojillos, otro tipo de agujetas. Transformamos por completo el par.

Pero el sello de la casa se encuentra en que el diseño de cada pieza de sneakers está pensada por todo el equipo de Halfblood: “estos diseños salen de una conversación entre todos. Y lo que me gusta es que es que se trata de una idea en común. Siempre trabajamos en equipo, por eso el diseño siempre va a tener un toquecito de alguien, lo cual convierte a cada par de tenis en una pieza única”.

 

Aunque abrirse campo en el mercado no ha sido cosa fácil, sobre todo porque hay gente a la que no le gusta ver que a los demás les vaya bien, “ya sabes, te gusta que al otro le vaya bien, pero no mejor que a ti… Ese es un problema que tenemos actualmente”.

-Un consejo para los jóvenes que quieran emprender

-Que tengan muy clara su idea, rodéense de gente que les dé para arriba, de gente que sea vitamina, rodéense de gente que tenga la misma ambición que ustedes y separen las emociones de los negocios.

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: