COVID19 y el riesgo de transmisión a través de productos congelados

Comienza noviembre y para mala suerte de todos ya vamos para el millón de contagios de COVID19 y hemos alcanzado las 91mil 895 defunciones por esta enfermedad.  Lo peor de todo es que después de la racha de Halloween y con la de Navidad a la vuelta de la esquina, no está de más esperar que nos vaya aún peor.

 

 

En medio de este caos, hoy despertamos con una mala noticia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) nos altera de dos posibles riesgos de infección que se han ignorado a lo largo de la pandemia: la presencia del virus en animales y en productos congelados, esto porque todavía se desconocen muchas cosas del comportamiento del SARS-CoV-2.

 

 

El Comité de Emergencia de la OMS, que se reúne trimestralmente desde la declaración de la pandemia, solicita a los países miembros de la organización que investiguen el “potencial impacto del virus en poblaciones animales y potenciales fuentes de contaminación, como los productos congelados”.

 

 

La raíz de la alerta

 

 

La recomendación no viene de la nada, pues a lo largo de la pandemia se han detectado diferentes brotes en el mundo asociados a mercados o mataderos, así como tras las pruebas encontradas en algunos productos congelados importados por China, donde se llegó a encontrar una muestra viva del virus en su bacalao congelado.

Por si esto no fuera poco, en pleno verano, cuando parecía que todo se reactivaba correctamente, en Alemania se detectó un importante brote en la planta cárnica de Geestland y en Países Bajos se sacrificaron miles de visones tras comprobar que había casos positivos en 20 granjas.

 

 

También puedes leer: Otro misterio, ¿por qué hay personas con COVID19 que son asintomáticas?

 

 

¿Qué procede?

 

 

Las soluciones empezarían con el gobierno, pues nosotros no podemos hacer mucho ya que todo proviene de asuntos de exportaciones internacionales.

 

 

Como seguramente ya lo supones, la única solución es que los gobiernos le echen ganas a eso de las vacunas y, claro, que no politicen el asunto de la distribución una vez que sea posible.

 

 

Otra parte importante sería mantener informada a la población y, aunque podría parecer que la cuestión va direccionada hacia el miedo, la consciencia que se debe crear ante un virus tan volátil y  mutable como el COVID19 debe mantenerse sobre la mesa.

 

La OMS sugiere a sus países:

 

-Liderazgo y coordinación.
-Estrategias de respuesta basadas en evidencias.
-Investigación.
-Vigilancia y rastreo de contactos.
-Comunicaciones sobre riesgos y participación comunitaria.
-Diagnóstico, terapias y vacunas.
-Medidas de salud respecto al tráfico internacional.
-Servicios de salud esenciales.

 

 

¿Qué piensas?

 

 

Con información de OMS y AS-