fbpx

Lo peor de la pandemia está por venir y llegará con los rebrotes

México sigue colapsando por los casos de COVID19, de acuerdo con las cifras de Forbes del día de ayer, las cifras de decesos superan los 3mil y los casos confirmados rondan entre los 31mil 522. Estos números nos recuerdan, quizá, a cuando nos enteramos del “virus chino” y no podíamos creer que estuviera muriendo tanta gente en tan poco tiempo. Sin embargo, la realidad nos golpeó la cara inesperadamente y ahora México se encuentra en el pico de la curva de contagios.

 

Pero, ¿esto es realmente lo peor que nos va a pasar durante la pandemia? ¿Después de que el pico de contagios se trascienda vamos a estar mejor? Estas preguntas son aterradoras y al mismo tiempo esperanzadoras, sin embargo, todo pinta a que lo peor no se encuentra en el climax de la pandemia, sino después de ella.

 

Y aunque, al parecer, el gobierno y los modelos científicos de las universidades apuntan a que la curva de contagios en el país se ha aplacado, es más que evidente que aun no hemos vencido a la pandemia y, como si las cosas no fueran ya suficientemente terroríficas, parece que ni siquiera hemos vivido lo peor de lo peor de esta crisis sanitaria. ¿Qué es lo peor? Los rebrotes.

 

De acuerdo con los investigadores de la UNAM, esto apenas empieza: “No hemos visto en qué va acabar esto, pero aparentemente no va acabar bien. No hemos visto lo peor de la pandemia. Si en septiembre la controlan, las medidas que hicieron en México fueron muy exitosas, pero las segundas oleadas tienen un efecto horrible”, aseguró Carlos Alberto Pantoja Meléndez, epidemiólogo y académico del Departamento de Salud Pública de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

 

El pánico puede cundir porque este tipo de catástrofes de salud nunca la habíamos visto en el país. Además, siendo sinceros, las cifras tan altas de muertes y contagios no hacen más que aterrarnos.

 

 

De acuerdo con lo que dicen los sabios de la salud, los estudios más optimistas indican que el febrero del 2021 ya podría existir una vacuna para la enfermedad y después, para septiembre del mismo año, se contaría con un medicamento especial para tratar a los enfermos más graves de covid; sin embargo, la inmunización de la población no es algo sencillo y, mientras no ocurra, el virus seguirá arrebatando vidas.

 

En entrevista para Forbes México, el Dr. Pantoja Meléndez relató que el gremio científico tenía la esperanza de que los niveles de contagio de covid-19 disminuyeran con un ambiente caluroso, pero cuando llegó esta enfermedad a Ecuador se dieron cuenta que la temperatura influye muy poco en evitar propagación y que los contagios de este padecimiento dependen totalmente de las dinámicas sociales, es decir, de la transmisión activa: cuando se habla con otro ser humano, el contacto físico o la transmisión de fluidos de orales.

 

Y vendrán los rebrotes…

 

De acuerdo con Pantoja, una vez que termine la emergencia sanitaria la vida debe volver a su lugar de manera escalonada, siempre priorizando las actividades esenciales. Eso sí, siguiendo las medidas de higiene pertinentes. Sin embargo, el distanciamiento social es la clave de todo y si el gobierno no pone restricciones, todo se saldrá de control… otra vez.

 

No hay que olvidar que cuando nos invadió el H1N1 en 2009 la situación fue catastrófica, sí, pero en la época de los rebrotes todo sucedió en circunstancias aún peores porque los casos fueron más graves que en el periodo de la emergencia sanitaria.

 

Aunado a esta enfermedad que es nuestro referente más directo de una pandemia, a inicios de marzo del 2016 existió una presencia del virus AH1N1 durante la temporada de frío. Aunque durante el periodo de 2014 y 2015 registraron 4 contagios y 0 defunciones, el 26 de febrero de hace 4 años las autoridades sanitarias del país dieron aviso de 945 casos de influenza y 68 defunciones.

 

 

Aunado al peligro latente que existe sobre nuevos brotes de coronavirus a finales de este año, el epidemiólogo de la UNAM enfatizó que la situación económica en México y de muchos países no resistirán un aumento de tiempo en el aislamiento social, lo cual ha generado protestas en diversas partes del mundo.

 

Pero esto es un arma de doble filo: o salimos a las calles a reactivar la economía y nos contagiamos, porque va a suceder sí o sí en cuando comience a normalizarse todo, o nos quedamos en casa y la economía sigue yendo en picada y nos afectamos a largo plazo por la situación monetaria que tendrá que enfrentar el país.

 

Sea una u otra opción, esperemos que el gobierno sea consciente de lo que se viene y tome las medidas necesarias para que el regreso del virus a finales de año no sea tan catastrófico.

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: