fbpx

Los cadáveres de COVID19 de Toluca serán preservados en morgues móviles.

El Estado de México se encuentra en el punto más peligroso de la pandemia. Está apenas debajo de la CDMX en cuanto a número de contagios y es el tercero, por detrás de CDMX y Baja California, con el mayor número de defunciones por la enfermedad.

 

Lamentablemente, es imposible los fallecidos por COVID19 tengan una “correcta” sepultura apegándose a sus creencias religiosas. En estos tiempos los rosarios, las misas de cuerpo presente y la “santa sepultura” en los panteones no existen. Los cuerpos deben ser cremados y solo después de ello, los familiares pueden recibir las cenizas de sus difuntos.

 

Apegándose a estos protocolos, el Instituto de Salud del Estado de México (ISEM) ha dado a conocer que cuenta con 16 camiones frigoríficos para apoyar a los familiares con el traslado de sus fallecidos hacia los crematorios. Estos camiones son de gran ayuda ya que el tiempo de resguardo para los cuerpos es de 46 a 72 horas totales. Suena a película de terror, ¿no?

 

 

Estos tráileres frigoríficos son operados por personal de los hospitales a los que fueron asignados y su infraestructura permite conservar los restos de las personas fallecidas en buenas condiciones, además, ayudan a fortalecer los protocolos sanitarios en las áreas de patología.

 

Para el traslado de los cuerpos se cumple con los Lineamientos de Manejo General y Masivo de Cadáveres por COVID-19 (SARS-CoV-2), ya que no solo se aplican medidas de sensibilización por las condiciones que atraviesan los familiares, sino también se llevan a cabo acciones para prevenir contagios a través de los procedimientos de higiene y protección que se le otorgan a los trabajadores que dan esta atención.

 

Al respecto, el Secretario de Salud de la entidad, Gabriel O´Shea Cuevas, informó que para los profesionales de la salud que laboran en el ISEM es una prioridad respetar la decisión de los familiares que requieren tiempo para atender estas crisis. Asimismo, refirió que el personal hospitalario auxilia a las familias para que, en los momentos de angustia, exista una estrecha coordinación entre ellos y quienes disponen los cuerpos para su refrigeración.

 

Los hospitales en los que se encuentran los refrigeradores son los hospitales generales del ISEM de Atizapán, Atlacomulco, Axapuxco, Cuautitlán, Ecatepec, Ixtapan de la Sal, Naucalpan, Nezahualcóyotl, Tenancingo, Texcoco, Toluca, Valle de Bravo, Valle de Chalco y en Toluca, el Centro Médico “Lic. Adolfo López Mateos”.

 

 

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: