fbpx

Sammi Herrera, 
influencer, youtuber y mamá

Sammi Herrera, 
influencer, youtuber y mamá

Hay gente emprendedora y gente que hace brillar al mundo. Sammy Herrera, influencer, youtuber y madre de dos niños, conjuga ambas cualidades pues con sus videos transmite tips que ayudan a mejorar la vida de sus seguidores; pero también, gracias al cuidado que pone en elegir el contenido que subirá a sus redes, el material que comparte transmite el gusto con el que ella lo hace 

 

 

La trayectoria de Sammy en el mundo vlogger comenzó cuando sus primeras seguidoras –entonces para ella desconocidas– le pedían consejos sobre su maquillaje, “entonces decidí subir un video un día, me fue bien, entre comillas… Pero después subí otro y cuando subo ese otro es cuando se vuelve como viral. Ahí fue cuando dije ‘tengo que seguir subiendo. Lo voy ir haciendo poco a poco’”. 

 

 

La constancia de su contenido en redes, pero también el gusto con el que lo elabora fueron la clave para que Sammy se hiciera viral y para que marcas de maquillaje le enviaran muestras. Pero su incursión no paró ahí: gracias a uno de sus hijos encontró el ASMR, una práctica que genera “orgasmos cerebrales” mediante estímulos táctiles, visuales y/o auditivos.

 

 

 

A partir de ese hallazgo, Sammy combinó el contenido en su canal. Sus seguidores continuaron enviándole mensajes en los que le expresaban que sus videos los ayudaban. 

 

 

Pero no todo fue maravilloso desde el inicio: cuando su canal comenzaba, fue difícil lidiar con el hate que recibía en sus videos: “eso al principio para mí fue complicado y como que me deprimía. Por eso no se fijen nunca en lo malo, fíjense en las miles de personas que les tiran lo bueno”. 

 

 

Tanto sus hijos como sus seguidores son el impulso que mueve a Sammy porque de ambos ha recibido apoyo en momentos complicados, como lo fue su separación. 

 

 

Sin embargo, Sammy nos cuenta que su día a día transcurre como el de cualquier otra persona: “me levanto, levanto a las bendis, bajo a desayunar y clases. Ya después tengo que ir a comprar para hacer de comer. El día de una mamá como tal”. 

 

 

 

 

Y para generar su contenido tiene días establecidos pues ser vlogger se convirtió en un trabajo, contrario a lo que la gente piensa: “lloro a veces porque digo ‘ya no sé qué grabar’. Me preocupa que mi público esté satisfecho. Es un trabajo y una responsabilidad.”

 

 

 

Con todo y lo pesado que pueda llegar a ser, ser vlogger le ha traído experiencias gratas, como el hecho de que sus hijos la reconozcan, “también el recibir mensajes de mis seguidores: algunos tienen problemas muy cañones y yo para ellos soy una inspiración”. Sammy añade que, en ocasiones, también recurren a ella para pedirle consejos.

 

 

Tiene sentido pues a través de su contenido busca que las personas se sientan bien consigo mismas, sobre todo en este año de pandemia en el que, por el confinamiento, la gente descuido un poco su aspecto: “no tienen que arreglarse para nadie más. Tenemos que dejar del lado lo que la gente opine y diga de nosotros”. 

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: