fbpx


Wuhan: de epicentro de la pandemia a sede de una fiesta acuática masiva

Wuhan vuelve a los titulares y no precisamente porque el epicentro de la pandemia de covid19 haya descubierto una nueva sepa del bicho, sino por el escándalo de un fiestononón que celebraron el fin de semana.

 

 

Al parecer a los habitantes de esta ciudad china ya no les asusta nada después de haber sobrevivido a una de las enfermedades más perjudiciales de los últimos años, porque celebraron una macrofiesta de música electrónica. Evidentemente estaban amontonados unos contra otros (¿qué era la sana distancia) y ninguno portaba cubrebocas.

 

 

Wuhan pasó por una estricta cuarentena de 76 días entre los meses de enero y abril, convirtiéndose en la primera ciudad del mundo en tomar medidas al respecto frente al COVID19. Cuando fue seguro retomar actividades, el gobierno comenzó a levantar progresivamente las restricciones y los habitantes volvieron a las calles.

 

 

Y entre este regreso a la normalidad explotó la celebración en el Maya Beach Water Park, un parque acuático que reabrió a principios de junio, donde miles de personas se dieron cita para bailar al ritmo del punchis punchis.

 

 

Según los medios locales, el Maya Beach está funcionando al 50% de su capacidad, pero lo que posiblemente hizo atractivo el volver a visitarlo es que las mujeres tienen 50% de descuento en sus entradas.

 

 

 

La polémica sobre el evento se hizo notar en redes cuando AFP compartió las coloridas imágenes. Por un lado, se exponía que volver a ese tipo de eventos había sido posible gracias al riguroso control y acato de medidas sanitarias que tuvo la población en la ciudad.

 

 

En el lado de críticas varios usuarios mencionaron que así se provocarían más y más brotes epidémicos. Bueno… que en México atascamos los centros comerciales y no vale, so…

 

 

EL AFTER DE LA PANDEMIA EN WUHAN

 

 

Pese a las enormes cifras con las que Wuhan anunció al mundo la llegada del SARS-CoV-2, China controló a la perfección el virus y hoy en día la ciudad epicentro de la pandemia apenas registra algunas decenas de casos diarios.

 

 

Por su parte, la mayor parte de la población todavía sigue limitando sus desplazamientos y mantienen el uso de la mascarilla.

 

 

En la provincia de Hubei, cuya capital es Wuhan, no se han reportado nuevos casos desde mayo y sus autoridades ofrecen entradas gratuitas para 400 lugares turísticos.

 

 

Mientras que la mascarilla es obligatoria en Berlín y en París, en Wuhan el símbolo de la pandemia, así como los trajes completos y los anteojos de seguridad dejan su lugar a las sombrillas y los anteojos de sol. Estos últimos días las temperaturas alcanzaron los 34 grados.

 

 

Los turistas volvieron y se fotografían sonrientes frente a la Torre de la Grulla Amarilla, uno de los monumentos emblemáticos de Wuhan, con sus artesanías rojas y naranjas.

 

 

Muchos wuhaneses aseguran ahora querer disfrutar del día a día: «Ahora, disfruto de cada día como si fuera el último», declara una habitante llamada Hu Fenglian. «No tengo ganas de preocuparme mucho».

 

 

 

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: