fbpx


La guía del covidiota


Seguramente en este tiempo de pandemia has escuchado o leído el término “covidiota” pero ¿cómo saber si eres uno de ellos?

 

 

 

Por: Ysabela García

 

 

Los llamados covidiotas son los responsables de ayudar a esparcir de forma acelerada el virus, llevándose consigo la vida de miles de personas inocentes que tenían que salir a trabajar y a cubrir sus necesidades esenciales. Son todos aquellos que han salido de sus casas pese al llamado de exponernos solo por lo necesario, quienes creen que no es pandemia, sino vacaciones o quienes ven las muertes como un número más.

 

 


Aquí te decimos qué requisitos necesitas para ser un covidiota:

 

 

 

1. No ver lo obvio. Ignorar el hecho de que México ya superó las 50 mil muertes por coronavirus.

 

 

 

2. Uso del cubrebocas. No es un secreto que el uso del cubrebocas se ha convertido en la principal herramienta de prevención de contagios del coronavirus en México y el mundo, pero no basta solo con tener uno, hay que saber utilizarlo y no solo saberlo, sino llevarlo a la práctica. Todo buen covidiota o no porta cubrebocas o decide usarlo de forma incorrecta, sin tapar nariz y boca, convirtiéndolo en diadema o protegiendo su papada de la enfermedad.

 

 

 

3. Las prioridades. Para cumplir tu labor covidiota debes dejar en último lugar la salud de los que te rodean, pues la fiesta es lo primero. Al salir a convivir con una numerosa cantidad de personas, no solo dejas de lado el confinamiento y las medidas de seguridad, pones en riesgo la vida de quienes interactúan contigo, esparces el virus y promueves el covidiotismo. Todo eso con el propósito de convivir con tus amigos, a quienes “extrañabas” mucho.

 

 

 

4. Las noticias. Tus redes sociales están llenas de información errónea y no oficial sobre el coronavirus, argumentado que es un invento del gobierno, el nombre clave de C-OVIDio Guzmán o conflictos de intereses entre las telefonías implementando el 5G.

 

 

 

5. Lugares. Asistes a establecimientos sin permiso de apertura, como gimnasios y sitios de entretenimiento, además lo compartes en tus redes sociales, ignorando la evolución del semáforo epidemiológico. Te mantienes “en forma” a costa de las familias que se quedaron sin ingresos, sin trabajo y sin medios de subsistencia solo por acatar las medidas de prevención.

 

 

 

 

Ahora dinos ¿eres o conoces a alguno de estos peculiares individuos?

 

 

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: