fbpx

Pascua en medio de la pandemia

Este fin de semana es Semana Santa y por lo tanto los niños ya están esperando al Conejito de Pascua, que este año deberá pasar en medio de la pandemia por coronavirus, con eso en mente y para apoyar las campañas de prevención, cientos de pasteleros y reposteros al rededor del mundo están creando conejitos de chocolate con temática del estado actual de todos.

 

En la panadería Bohnenblus en la capital suiza de Berna, decidieron que sus conejitos de chocolate portaran mascarillas, Ruth Huber, una de las gerentes de la tienda, contó a los medios locales que la llamativa iniciativa ha sido muy bien recibida por sus clientes y que las fotos de los tiernos conejitos han llegado a todos los rincones del planeta quienes continuaron con esta tendencia, En Suiza donde 103 personas han muerto a causa del virus y cerca de 9 mil personas están infectadas, ha implementado medidas de bloqueo y restricciones de entrada más estrictas de los países vecinos en el área de libre circulación de Schengen, que buscaba contener los contagios.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinta Ardern, salió a tranquilizar a los niños de su país a días de que pase el conejito con sus huevitos de chocolate:
“Consideramos que tanto el Hada de los Dientes como el Conejito de Pascua son trabajadores esenciales”, dijo en una conferencia de prensa la autoridad, aunque sí reconoció que “en este momento es un poco difícil para el conejito llegar a todas partes”.

 

Por su parte, el pastelero griego Marios Papadopoulos creó unas delicias gastronómicas que llevan mascarillas, además de unos dulces de caramelo con réplicas de COVID-19 tal y como es presentado por los científicos; el objetivo de Papadopoulos es ofrecer un momento dulce en medio de estos días grises.

Para la repostera artesana Geneviève Trepant de Lonzée, los conejos de Pascua se han convertido en un inesperado bálsamo para salvar su negocio en la localidad sureste de Bélgica y, al mismo tiempo, hacer una aportación a la lucha contra el coronavirus.
La expansión de la enfermedad, según explicó hoy Trepant, afectó de lleno a su pastelería y, como a otros tantos autónomos, le obligó a plantearse su futuro inmediato: «Tuve que tomar una decisión. O cierro o sigo», señaló en una entrevista.

 

La repostera decidió donar parte de los beneficios derivados de la venta de estos conejos, denominados «Lapidou confied» y «Lapidou solidaire» (en francés, conejito confinado y solidario, respectivamente), a apoyar a los profesionales que combaten en «primera línea» al virus.
«Estos fondos se destinarán a la Fundación Rey Balduino y a los hospitales de la región de Namur, y así será hasta al menos una semana después del confinamiento», añadió.

Richard Muller, un repostero alemán, ha creado desde conejitos sosteniendo un papel higiénico hasta figuras de 15cm con chocolate y mazapán. Estas ganancias también se destinarán a caridad, ya que en Alemania hay 108 mil 202 casos de coronavirus y 2,107 muertes reportadas.

 

Jean-Francois Pre, quien opera una tienda de chocolates en Landivisiau, Francia, coloca crema pastelera sobre los huevos de chocolate, luego rocía migas de almendra rojas para imitar los picos del virus y, para terminar, pone una nota en cada chocolate que dice «peligro, virus detectado».
«Queríamos hacer que la gente sonriera un poco, así que decidimos hacer chocolate con forma de virus, esto para elevar el ánimo de los franceses quienes ya sufrimos más de 10 mil muertes a causa de esta enfermedad», señaló.

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: