fbpx


Políticos británicos rinden homenaje al príncipe Felipe

Los políticos británicos rinden homenaje este lunes al príncipe Felipe, «el abuelo de la nación», cuya muerte el viernes, dos meses antes de cumplir 100 años, dejó un «gran vacío» en su esposa, la reina Isabel II.

 

Los diputados británicos han acortado las vacaciones de Semana Santa para asistir a este solemne homenaje por la tarde en Westminster.

 

Los diputados escoceses se reúnen por la mañana para honrar a quien también era duque de Edimburgo. Los de Gales e Irlanda del Norte también se apuntan al homenaje en el país.

 

«Su Alteza Real el príncipe Felipe ha vivido una vida de deber y servicio a los demás y su apoyo a esta institución ha sido inquebrantable», declaró el viernes el presidente del Parlamento escocés, Ken Macintosh.

 

El homenaje comenzará con un minuto de silencio antes de que los principales líderes políticos pronuncien discursos.

 

El domingo se ofició una misa en memoria del príncipe, fallecido el viernes en el Castillo de Windsor, al oeste de Londres.

 

Su muerte deja un «gran vacío» en la vida de su esposa desde hace 73 años, la reina Isabel II, informó su hijo Andrés al finalizar la misa.

 

«Era un hombre extraordinario, lo amaba como se ama a un padre», añadió Andrés, de 61 años, quien lleva sin ocupar cargos públicos desde 2019 debido a su amistad con el fallecido financiero estadounidense Jeffrey Epstein, acusado de tráfico de menores.

 

«Hemos perdido casi al abuelo de la nación», agregó.

 

Patriarca de la familia real y conocido por su fuerte carácter y franqueza, pero también por su devoción por la reina y el país, el príncipe Felipe habría cumplido 100 años el 10 de junio.

 

Eduardo, el cuarto y último hijo del príncipe Felipe y la reina Isabel II, describió por su parte «una terrible conmoción» que la familia «está intentado asumir». La víspera, el heredero de la corona, Carlos, confesó que añoraba mucho a su «querido papá».

 

 

– ‘Mi maestro’ –

 

 

«Sabes (que un día u otro) va a ocurrir, pero nunca estas preparada», dijo su hermana, la princesa Ana, muy cercana a su padre.

 

«Mi padre ha sido mi maestro, mi apoyo y mi crítico, pero sobre todo para mí ha sido un modelo por su vida bien vivida y su sentido del deber desempeñado de forma desinteresada», añadió.

 

Aunque se ha pedido a la opinión pública que evite las concentraciones debido a la pandemia, desde su muerte ha habido homenajes, con disparos de salvas de cañones en todo el Reino Unido el sábado y minutos de silencio en los estadios.

 

El domingo, el arzobispo Justin Welby, jefe espiritual de los anglicanos, pidió a los creyentes que recen por la familia real durante una misa conmemorativa en la catedral de Canterbury.

 

Debido a la crisis sanitaria, el funeral del príncipe, que se celebrará el próximo sábado en el castillo de Windsor, solo podrá acoger a 30 personas y por lo tanto serán de su círculo privado. Por este motivo no asistirá el primer ministro británico, Boris Johnson.

 

Para el funeral el príncipe Enrique regresará al Reino Unido por primera vez desde que dejó la realeza hace un año, lo que aviva la esperanza de una reconciliación familiar.

 

Su esposa Meghan, de 39 años, embarazada de su segundo hijo, se quedará en California. El médico le ha aconsejado que no viaje al Reino Unido, precisó el palacio de Buckingham.

 

El sábado los príncipes Enrique y Guillermo seguirán a pie el féretro de su abuelo hasta la capilla de San Jorge del castillo de Windsor donde se celebrará la ceremonia. Una imagen que recordará la de ambos caminando detrás del ataúd de su madre Diana de Gales tras su muerte en 1997 en París.

 

«Ambos son muy conscientes de su historia común y se acordarán sin duda del lugar que ha ocupado su abuelo en sus vidas. Hay esperanza de que en una ocasión como esta, cuando los hermanos están unidos en el dolor, tomen un nuevo rumbo», declaró una fuente de la monarquía al periódico The Mirror.

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: