fbpx

Un paso más cerca de la inmunidad: la vacuna china arroja resultados positivos

Siempre se ha dicho que China lo tiene todo para dominar el mundo. Su economía es estable, no necesitan de iOS ni Android para que sus teléfonos funcionen, exportan sus productos a todo el mundo, su sistema de salud es adaptable y no colapsó durante la pandemia…

 

Y bueno, para no dejar dudas sobre el increíble poder del país asiático, este viernes nos han sorprendido con una noticia que podría ser el primer paso para alcanzar la inmunidad contra el COVID19.

 

Para sorpresa de todos, los medios chinos han anunciado al mundo sobre los avances positivos que tiene el prototipo de vacuna en el que han trabajado los últimos meses. Después de largos procesos de y ensayos clínicos, se ha demostrado que esta candidata a vacuna es segura, bien tolerada y capaz de tener una respuesta inmunológica al SARS-CoV-2 en humanos.

 

El responsable de estos estudios es el Instituto de Biotecnología de Pekín de China, que publica sus resultados en la revista científica The Lancet. Así, ha especificado que la aplicación del prototipo se ha llevado a cabo en 108 adultos sanos de entre 18 y 60 años de edad demostrando resultados prometedores aun después de 28 días.

 

De acuerdo con lo que explicó Wei Chen, investigador del Instituto, una sola dosis de la vacuna que posee un vector de adenovirus tipo 5 (virus no encapsulados) es capaz de generar anticuerpos y células T (glóbulos blancos que contribuyen a la respuesta inmune) en 14 días. Por esa razón, este prototipo se convierte en una candidata potencial para realizar investigaciones más profundas y crear la vacuna ideal que combata el COVID19.

La vacuna ha sido tolerada en todas las dosis aplicadas, presentando los efectos adversos más comunes: dolor leve, fiebre, fatiga, dolor de cabeza y dolor muscular. Además, en ciertos individuos, a las dos semanas de la vacunación, ya se han detectado ciertos niveles de respuesta inmunológica en forma de anticuerpos aglutinantes (se unen al coronavirus, pero no necesariamente lo atacan). Otros individuos han presentado anticuerpos neutralizantes que podrían combatir al SARS-CoV-2.

 

La vacuna también estimuló la rápida respuesta de las células T en la mayoría de los voluntarios, pero fue superior en aquellos que recibieron dosis medias y altas del prototipo.Con peras y manzanas…

 

La vacuna que está presentando China utiliza un virus del catarro atenuado. Este virus puede invadir las células sin provocar la enfermedad (aquí es cuando se realizan los estudios). Después, en estas células se introduce el material genético que codifica la proteína que forma las espículas (los piquitos) con los que el SARS-CoV-2 entra a las células sanas y las infecta.

 

Así, esas células a las que se les introduce el material genético producen la proteína que llega al sistema inmune de quien recibe la vacuna y finalmente le permite crear anticuerpos que después reconocerán esos “piquitos” e impedirán la infección del SARS-CoV-2.
 
 
Wuhan apuesta por la fase 2 de las pruebas
En la ciudad donde el virus comenzó los científicos ya están realizando las pruebas de la fase 2 (ensayos iniciales de 200 a 500 personas para determinar la eficacia de la vacuna) para determinar si hay efectos adversos hasta seis meses después de la aplicación.

 

Los voluntarios son 500 adultos sanos, de estos, a 250 se les administró una dosis media, a 125 una dosis baja y a los 125 restantes se les dio un placebo control.

 

Lo más interesante de todo es que, por primera vez en este tipo de pruebas contra el COVID19, se aplicó la vacuna a adultos mayores de 60 años, población de riesgo de la enfermedad.

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: