«Alguien tiene que morir», la miniserie LGBTQ+ que esperamos con ansias

Tío Netflix siempre anda rifado con lo que agrega a su catálogo mes con mes y octubre no se queda atrás. Aunque festejamos que nuestra plataforma favorita de streaming se haya puesto guapo con películas como IT y Cementerio de animales 1 y 2, también esperamos Alguien tiene que morir.

 

 

¿Por qué? Sencillo: a) es una serie LGBTQ+ que, además, plantea la homosexualidad en un periodo tan duro como el franquismo; b) Isaac Hernández, uno de los bailarines mexicanos más reconocidos del mundo, aparece en su elenco; c) su creador es la mente maestra detrás de La Casa de las Flores.

 

 

Muchos esperan conocer más de la historia que tiene a Gabino (Alejandro Speitzer) como protagonista, un joven de una familia acomodada española que regresa a Madrid después de 10 años en México, sin embargo, ese retornar a la tierra natal vendrá acompañado de una supuesta relación entre el joven español y un bailarín clásico mexicano. Las consecuencias de esta tormenta serán desgarradoras.

 

 

Una vez en España, las libertades que Gabino había conocido en el país latinoamericano comienzan a resquebrajarse y cada personaje que aparece en la ficción tendrá algo que decir al respecto (¿y morir?).

 

 

“Es muy importante la atmósfera. Se habla de un contexto familiar, un pequeño infierno entre las paredes de la familia, pero podría existir en cualquier parte del mundo, en otra época y con otra ideología”, dijo Alejandro Speitzer a EFE, quien explicó que fue muy importante el trabajo de documentación y que con ello logró contar lo que quería. «La ley de vagos, maleantes y homosexuales no se había abordado de esa manera, y nos tocó hacerlo”, expresó.

 

 

Y Speitzer coincide con su director, además de añadir que, por desgracia, vio situaciones en su personaje que siguen sucediendo a día de hoy.

 

 

“Recuerdo que durante el rodaje tuve una reflexión muy importante: todo lo que creemos que hemos evolucionado y lo mucho que nos falta. Moría de terror de pensar cómo lo pasaba esa gente, pero luego agarraba un periódico o veía las noticias y también era aterrador. Entonces no sé si esta vida en la que estamos es un thriller también”, contó.

 

Otros personajes interesantes

 

 

A diferencia de La casa de las flores, Alguien tiene que morir estrena el género drama-thriller. Sin embargo, la estética del Manolo Caro se reconoce y sigue haciendo hincapié en los secretos y en la doble moral.

 

 

Un personaje que parece haber sido construido para eso es el de Cecilia Suarez (Mina, madre de Gabino), una mexicana que terminó casada con un español con conductas violentas y nunca pudo volver a su país natal, una apetencia que se despierta con el regreso de su hijo.

 

“Mi personaje es interesante porque no deja de poner el dedo en la llaga: es una mujer que va a contracorriente en lo que le dicen. Tiene mucho que decir sobre el contexto que se vive en nuestro país sobre el rol de las mujeres”, expresó Suárez sobre su México natal, donde cada día son asesinadas 10 mujeres.

 

 

Alguien tiene que morir llega a Netflix el próximo 16 de octubre y desde ya la esperamos con ansias.

 

 

Checa el tráiler: