Benjamín Mora, la superestrella mexicana de fútbol que triunfa en Malasia

México no es un país que destine muchos recursos al ámbito deportivo y esto, entre muchas otras cosas, no permite a las estrellas brillar como deberían. Eso lo sabía Benjamín Mora, el actual entrenador del Johor Darul Taksim (JDT), un equipo de las grandes ligas de Malasia, cuando se fue al fin del mundo a perseguir un sueño.

 

 

A Benjamín le ofrecieron el trabajo que siempre había deseado y no pudo negarse a pesar de que este se encontraba a 16mil kilómetros de su tierra natal. Después de preguntar dónde estaría trabajando, y cuánto le pagarían, este mexicano le contó los planes a su esposa y, aunque desconcertados porque ni siquiera conocían el país asiático, decidieron que era una oportunidad que jamás tendrían en México.

 

 

Cinco años después de meter toda su vida en una maleta y una mochila, todo se ve más fácil. Benjamín Mora es una leyenda al otro lado del mundo. La liga de Malasia se ha convertido “en una carrera de un solo caballo”, según las palabras de la prensa del país asiático, y su club ha sido campeón por séptimo año consecutivo, la tercera vez desde que lo asumieron al primer equipo en 2017.

 

Trotamundos desde joven

 

 

Antes del éxito en Malasia, Mora estaba acostumbrado a mudarse de un lugar a otro con frecuencia. La vida nómada fue un legado de su padre, uno de los promotores más importantes de la lucha libre mexicana en la década de los ochentas y noventas. Benjamín pasó por 14 escuelas y 23 mudanzas cuando era niño. Después, el fútbol lo llevó desde Tijuana, donde empieza Latinoamérica, hasta Tapachula, donde cientos de miles de migrantes centroamericanos cruzan cada año a México para buscarse un pedazo del sueño americano.

 

 

Con esa historia viajera grabada en su memoria, Malasia solo sería una parte del mundo más para descubrir, aun cuando la incertidumbre era evidente.

 

 

Falta de oportunidades en México

 

 

Desafortunadamente, Benjamín tuvo que vivir en carne propia la falta de oportunidades en el deporte mexicano. Primero porque nunca pudo mostrarse como jugador profesional, después porque justo cuando la mayoría de los futbolistas piensa en el retiro, ya pasada la treintena, su incipiente carrera como auxiliar en clubes del ascenso y entrenador de fuerzas básicas estuvo al borde del naufragio.

 

 

“En México nadie tenía por qué hacerme caso, ni por qué voltearme a ver”, dice el técnico a El País. “Yo no pensaba que me mereciera una oportunidad, solo quería demostrar de lo que estaba hecho. Creo más en los sentimientos que en la razón y así me ha ido, con sus altas y sus bajas”.

 

https://www.instagram.com/tv/CGhlSqtDNu8/?utm_source=ig_web_copy_link

 

 

Triunfo con el JDT

 

Aunque ahora Benjamín es uno de los mexicanos más queridos en el país asiático y una leyenda viviente, su camino como director del JDT no fue fácil.

 

 

Cuando llegó al segundo equipo del JDT perdió cuatro partidos seguidos. Después de eso el príncipe heredero de Malasia, Tunkku Ismail Idriss —multimillonario, todopoderoso y general del Ejército— dueño del equipo que el mexicano dirigía, comenzó a presionarlo y a pedirle resultados.

 

 

“Convencer al príncipe que yo valía la pena como entrenador me costó años, fue lo más difícil porque nunca había venido un mexicano ni un técnico joven”, recuerda. “Nunca permite un no o un no se puede, esa exigencia me ha ayudado a crecer como persona”, dice Mora sobre el príncipe Tunkku.

 

 

El hecho de dirigir en un país donde el deporte nacional es el bádminton no le quita presión. Les pide a sus futbolistas que sean agresivos y que salgan con la pelota dominada. Lo van a apretar los comentaristas deportivos. Y los chicos del estrecho, el principal grupo de aficionados, no le perdonarían que perdiera el clásico contra el Pahang, sin importar que su club se haya coronado invicto en la última temporada o que se festeje como un gol que su equipo haya reventado un balón en la mitad de la cancha.

 

 

Benjamín dirige al mejor equipo del Sureste Asiático que ya está catalogado como el mejor equipo de la década en el país. Este hombre juega un papel tan importante en aquella nación que la la Cancillería lo ha distinguido como “mexicano distinguido”, el primero y único que recibe la distinción tras establecerse en Malasia.

 

https://www.instagram.com/tv/CGhlSqtDNu8/?utm_source=ig_web_copy_link

Con información de El País.