fbpx


Cinco supersticiones de la comida mexicana

Si algo caracteriza a México es su capacidad de encontrarle mil historias a todo, incluso a la comida. Las abuelas, principalmente, nos han enseñado algunas de estas creencias que, si son ciertas o no, las tenemos presentes todo el tiempo y representan a nuestra hermosa cultura.

 

 


Si la tortilla se infla significa que hay boda

 

¿Cuántas veces has escuchado que si la tortilla se infla es señal de que habrá bodorrio?

 

Esta quizá es la más popular de las supersticiones en la cocina y proviene de los días en que se acostumbraba a hacer tortillas en casa, para lo cual se requería ayuda de las hijas, sobre todo si estaban en edad de casarse o ya están pensando en hacerlo. Se dice que si la tortilla infla es que pronto habrá de casarse, aunque, por estos días se dice que si la tortilla infla es que está bien hecha.

 

 

 

 

 

Si la salsa te queda picosa, estás enojado

 

 

Entre más picosa, más sabrosa ¿sí o no?

 

Los mexicanos tenemos una diferente percepción de lo que pica poco o lo que pica rico. Si le preguntas a un extranjero, seguramente te dirá que no confíes nunca en un mexicano cuando te dice que algo no pica.

 

Se cree que si el que prepara la salsa está enojado, inevitablemente ésta saldrá picosa, aunque se le hayan quitado todas semillas y las venas al chile.

 

 

 

 

 

Hay que frotar los pepinos para que no se amarguen

 

 

Esto es un mito conocido desde hace años, si funciona o no sigue siento un misterio, sin embargo, algunos expertos afirman que cortar los extremos del pepino y frotarlos le quita el mal sabor y la amargura debido a que existen unos compuestos tóxicos llamados cucurbitacinas, los cuales se encuentran en sus extremos.

 

Como no quita más que 2 minutos hacerlo, pa’ que arriesgarnos.

 

 

 

 

 

Si preparas tamales y estás triste, quedarán salados

 

 

En México el estado de ánimo influye en que tan buena te va a quedar la comida, por eso, si estas triste, podrías no poner tanta atención a tus preparaciones, o incluso calcular mal la sal, ya que, al llorar tus fosas nasales se obstruyen, provocando que no percibas las sustancias volátiles que tienen los alimentos y el sabor. No hagas tamales después de llorar por favor.

 

 

 

 

El chocolate espumoso es una señal de que estás listo para casarte

 

 

Saber preparar un buen chocolate espumoso es motivo de orgullo, pues dominar la técnica con el molinillo requiere de buena práctica y esmero. El saber hacerlo, al igual que con las tortillas, demuestra que has desarrollado habilidades y conocimientos y quizá, sea por eso, que siempre se nos diga que si sabes hacerlo, estás listo para casarte.

 

 

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: