fbpx

Covid-19, océanos y la resurrección de los plásticos

Hace un año vivimos la euforia de la reducción de plásticos: adiós a la bolsa perecedera del mercado, a las envolturas desechables del pan, al celofán que envolvía las flores. Aunque ha costado trabajo dejar ese viejo hábito de pedir plásticos de un solo uso para todo, estábamos haciendo un buen intento. Este año nos sorprendió la pandemia por covid-19 y así como la cifra de personas infectadas por este virus sigue aumentando, también ha vuelto a crecer el consumo de plásticos desechables.

 

Antes del nuevo repunte del uso de plásticos, el problema con ellos ya era bastante preocupante, pues además de que en los últimos diez años se produjo más plástico en todo el siglo XX, ocho millones de toneladas de plásticos de un solo uso llegaban al mar y entre ellas viajaban 500 mil millones de bolsas.

 

Con base en estos desoladores datos, la comunidad científica calcula que para 2025 podría haber más plásticos en el mar que peces. Si esto sucediera, los pulmones de nuestro planeta resultarían muy afectados.

 

 

¿Y el covid-19 qué tiene que ver aquí?

 

Por más paradójico que suene, los plásticos y desechables han jugado un papel súper importante durante esta emergencia sanitaria, sobre todo en la protección personas que están en contacto con este virus, como enfermeros (as), médicas (os), familiares de gente infectada, trabajadores de limpieza…

 

Los plásticos también garantizan la inocuidad de los alimentos que las personas adquieren en mercados, “parece que el plástico como promesa de sanidad permanecerá e incluso aumentará a raíz de la pandemia”, escribe Fernando Lozano en la revista Forbes.

De hecho, al inicio de la pandemia, los fabricantes de plásticos de un solo uso llamaron a las autoridades de las ciudades mexicanas donde se sanciona la utilización de este material a reconsiderar la prohibición de las bolsas:

 

Pero algunas organizaciones, como Greenpeace, se opusieron a esta medida que calificaron de oportunista por “parte de una industria que busca mantener sus intereses económicos”.

 

Entonces, ¿qué alternativas tenemos para evitar los plásticos de un solo uso en esta pandemia?
Para empezar, procura mantener buena higiene en los utensilios que usas día con día, así como con tu ropa. Recuerda lavar y desinfectar los objetos con los que sueles estar en contacto.

 

“Sí, bueno, ¿y los cubrebocas?”. Recuerda que hay alternativas más amigables con el medio ambiente, como los cubrebocas hechos de algunos textiles. Recuerda también que estos objetos se usan si sales de tu hogar.

 

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: