¡Feliz cumpleaños! Las mejores películas de Guillermo del Toro para hacer maratón

Hoy estamos de fiesta porque es cumpleaños de uno de nuestros cineastas favoritos. ¡Memito del Toro está celebrando sus 56 primaveras! Decir que Guillermo es uno de los mexicanos más chingones que conocemos es poco, pues su trayectoria cinematográfica dice más que mil palabras.

 

 

Aunque la mayoría de los “nuevos” seguidores lo aclama por la obra maestra que es La forma del agua, la trayectoria de Del Toro comienza con películas que seguramente no conoces o no has visto.  Con una evidente influencia del escritor H.P Lovecraft, Guillermo siempre hablará de monstruos que enamoran, asustan y fascinan al mismo tiempo.

 

 

Y como no hay mejor manera de celebrar que este hombre cumpla un año más de vida, hoy vamos a hacer un recuento por su trayectoria como cineasta para que te eches un buen maratón de películas “Deltoeranas”.

 

 

La invención de Cronos (1993)


 

Esta es la ópera prima de Guillermo del Toro y desde entonces conoceríamos sus inclinaciones hacia la fantasía y los tintes terríficos. Aunque aquí se toca el tema del “vampirismo”, esa palabra nunca resonará en los diálogos de los personajes.

 

 

La historia está así. En 1536, en Veracruz, un alquimista español construye un extraordinario mecanismo encapsulado en un pequeño artefacto dorado en forma de escarabajo. El artefacto, diseñado para brindar vida eterna a su poseedor, sobrevive hasta 1987, cuando es descubierto por un anticuario llamado Jesús Gris.

 

 

El anticuario descubre que el artefacto extrae su sangre, pero a cambio de esto su salud y vigor regresan en abundancia, como en su juventud. Al mismo tiempo Gris desarrolla una sed de sangre. Esto al principio le repugna, pero finalmente sucumbe a la tentación de probarla.

 

 

Este artefacto será la tentación y ambición de muchos que reconocen el poder que puede otorgarles, pero, ¿a qué costo?

 

 

La invención de Cronos catapultó a Del Toro, que en ese entonces solo tenía 29 años, a Hollywood y a partir de ese momento veríamos más y más de sus creaciones fascinantes.

 

 

La película está en YouTube.

 

 

Mimic (1997)


 

Aunque para Guillermo del Toro rodar y dirigir Mimic no fue la mejor experiencia de su vida y es de las películas que menos le gusta recordar (básicamente la odia), este título fue el que marcó su carrera en Hollywood.

 

 

Si bien el estilo no es nada comparado a posteriores producciones en las que ya comenzarán a establecerse los cimientos del legado “Deltoriano”, sí se puede ver el talento del director.

 

 

La historia va así. En Nueva York, una epidemia provocada por cucarachas provoca una terrible enfermedad que afecta a los niños. Cuando una entomóloga consigue crear un insecto modificado genéticamente, con el fin de que sea el depredador de las cucarachas, la plaga desaparece. Sin embargo, tres años después se demostrará que este insecto está lejos de morir y, además, logrará cierto mimetismo con sus presas: los humanos.

 

 

Stephen King aclamó la cinta en su estreno.

 

 

 

 

 

El espinazo del diablo (2001)


 

Aunque esta cinta es totalmente diferente a todos los trabajos que se habían visto, Guillermo la considera como uno de sus trabajos más personales y es, por mucho, uno de sus favoritos.

 

 

Esta cinta es una mezcla de drama y terror donde los monstruos a los que estamos acostumbrados no aparecen, pero el director recurre a otro tipo de miedos que intrigarán al espectador.

 

 

La onda está así. Transcurre el año 1939, recién finalizada la guerra civil. Carlos, un niño de diez años, llega a un orfanato que acoge a huérfanos de víctimas republicanas. Su presencia alterará la rutina diaria de un colegio dirigido por Carmen y cuyo profesor, el señor Casares, simpatiza con la perdida causa republicana. Además, le acechará el fantasma de uno de los antiguos ocupantes del orfanato, Santi, desaparecido hace tiempo en circunstancias misteriosas.

 

 

Sediento de venganza, el espíritu de Santi utilizará al nuevo interno para saldar la sangrienta deuda pendiente con su asesino una venganza que se cumplirá finalmente de forma cruel, terrible e inesperada.

 

 

 

 

Hellboy (2004) – Hellboy II (2008)


 

Estas cintas no necesitan presentación porque, obviamente, la hemos visto más de una vez en la televisión. Se nota que las hizo Del Toro no solo por la fantástica creación de los monstruos que nos presenta, sino también porque, como ahora sabemos, ahí está el guiño de la película que saldría años después: La forma del agua.

 

 

Cuando el místico ruso Grigori Rasputín logra construir un dispositivo gigante que se usará como portal entre distintas dimensiones para traer destrucción sobre la Tierra, despertando a los Ogdru Jahad («Los Siete Dioses del Caos»), entidades monstruosas que fueron encarceladas al principio de los tiempos y que están dormidas desde tiempos inmemoriales, los estadounidenses aparecen para evitar que el caos comience (obvio).

 

 

Después del desastre y de lograr salvar al mundo, el profesor Trevor Bruttenholm (papá de Hellboy), descubrirá que el portal logró convocar a lo que ellos temían, sin embargo, descubrirán a un bebé demonio recién nacido que, como sabemos, se convertirá en el aliado secreto del Departamento de Defensa Paranormal de Estados Unidos.

Hellboy es “la mano dura” cuando se trata de pelear con los malos.

 

Puedes rentarla en Google Movies o la puedes rentar en Amazon Prime.

 

 

La segunda parte es igual de buena que esta y los monstruos incluso mejores. Aquí veremos el despertar del Golden Army a manos del príncipe Nuada, quien le declarará la guerra a los humanos.

 

Está en Netflix.

 

 

 

 

El laberinto del fauno (2006)


 

La cinta que se llevó 3 Oscar y que estuvo a nada de hacerse con la estatuilla a Mejor Película Extranjera no podría quedar fuera de este top monstruoso y fantástico.

 

 

Los seres fantásticos y la magia son, sin duda, el sello que desde Hellboy ya consolidaba a las producciones de Del Toro, pero aquí termina de crearse el estilo al que nos acostumbraría.

 

 

Transcurre el año 1944 durante la posguerra española. Ofelia y su madre, Carmen, que está embarazada, se trasladan a un pequeño pueblo al que ha sido destinado el nuevo marido de Carmen, Vidal, un cruel capitán del ejército franquista por el que la niña no siente ningún afecto. La misión de Vidal es acabar con los últimos miembros de la resistencia republicana que permanecen escondidos en los montes de la zona. En la zona viven Mercedes, el ama de llaves, y el médico que se hace cargo del delicado estado de salud de Carmen. Una noche, Ofelia descubre las ruinas de un laberinto, y allí se encuentra con un fauno, una extraña criatura que le hace una sorprendente revelación: ella es en realidad una princesa, la última de su estirpe, y los suyos la esperan desde hace mucho tiempo. Para poder regresar a su mágico reino, la niña deberá enfrentarse a tres pruebas.

 

Está en Prime Video.

 

 

 

 

La forma del agua (2017)


 

 

La cinta que cautivó a la crítica hace tres años es una de las películas más maravillosas con las que el director mexicano nos ha podido fascinar. La forma del agua no solo se llevó la estatuilla a Mejor Película en los Óscar, sino que también le dio a Del Toro su galardón como Mejor Director.

 

 

En un inquietante laboratorio de alta seguridad, durante la Guerra Fría, se produce una conexión insólita entre dos mundos aparentemente alejados. La vida de la solitaria y muda Elisa, que trabaja como limpiadora en el laboratorio, cambia por completo cuando descubre un experimento clasificado como secreto: un hombre anfibio que se encuentra ahí recluido. La magia, el amor y la conexión entre dos seres únicos hace que esta historia sea más que épica.