fbpx

Hay esperanza, la inmunidad al COVID19 sí es posible

El mundo ha estado en caos desde principios de año. La enfermedad llegó en un abrir y cerrar de ojos y, hasta el día de hoy, no ha parado de cobrar vidas en todo el globo terráqueo. ¿Cuándo acabará? Todavía es incierto.

 

Algunos países han tenido la capacidad de controlarla y frenar los contagios, otros no cuentan con un sector salud eficiente para frenar el caos pandémico.  Sea cual sea el panorama, la realidad es que los científicos se están desviviendo por encontrar una respuesta para dar solución al desastre sanitario.

 

En esta búsqueda desesperada, por fin podemos decir que las vacunas van por buen camino, aunque lleguen hasta 2021. También debemos aplaudir que cada vez se aprueban más medicamentos para tratar el COVID19 y frenar su letalidad.

 

Pero, ¿qué pasa con la inmunidad? ¿Vamos a poder crear defensas suficientes para no contraerlo nunca más?

 

Afortunadamente hay buenas noticias respecto a este tópico. Los científicos han revelado que algunos monos macacos que contrajeron el virus SARS-CoV-2 que provoca el COVID19, fueron capaces de desarrollar anticuerpos que les permiten protegerse de un rebrote de esta infección.

 

 

El estudio partió de los diez macacos que fueron contagiados, vacunados y posteriormente, expuestos por segunda vez al virus con resultados sorprendentes: ocho de ellos no contrajeron la enfermedad en su segundo encuentro con el virus.

 

De acuerdo con lo que cuenta el Dr. Dan Barouch, investigador del Centro de Virología e Investigación de Vacunas del Centro Médico Beth Israel Deaconess de Harvard en Boston, Massachusetts, los macacos buscan la supervivencia y su cuerpo se adapta de forma natural blindándose contra del SARS-CoV-2.

 

El siguiente estudio de Barouch y sus colegas demuestra que también se está trabajando en varios prototipos de vacunas para el COVID19. En ellas se emplean variantes la proteína Spike, prótido que utiliza el virus para unirse e invadir las células humanas. Así, los macacos candidatos a recibir la vacuna proporcionaron ADN que usaba la proteína Spike para desarrollar los anticuerpos.

 

Ambos estudios se publicaron en la Revista Science de Estados Unidos y aunque no demuestran que la inmunidad en humanos sea posible, aseguran un paso exitoso en el desarrollo de las vacunas y abren las posibilidades ha encaminarnos a este blindaje en algún momento futuro.

 

 

 

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: