fbpx

¿Las suelas de los zapatos pueden «transportar» el COVID-19?

Pese a la información que circula por todo el mundo, todavía tenemos muchas incógnitas de la enfermedad. Salimos a la calle con cubrebocas y guantes, pero, ¿qué pasa con nuestros zapatos? ¿De verdad nos vamos a contagiar porque llevamos el bicho en las suelas?

 

Si ya andabas paranoico pensando en esto y no querías usar zapatos nunca más, es momento de aclarar tus dudas.

 

Recordemos que de acuerdo con el informe Modos de transmisión del virus que causa COVID-19 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la propagación del virus se da principalmente por tener contacto con las gotitas respiratorias de sujetos infectados, es decir, la transmisión es de persona a persona.

 

Así, cuando una persona tose o estornuda cerca de ti, inmediatamente vas a inhalar esas gotas, sin embargo, también existen objetos donde estos fluidos se pueden posar y durante horas convertirse en un foco de infección.

 

 

Las manijas de las puertas, llaves, control remoto, barandales, carritos de super son de los puntos invisibles de contagio que no tomamos en cuenta. Pero, ¿y los zapatos?

 

Un estudio realizado en el Hospital Huoshenshan de Wuhan, China descubrió que las suelas de zapatos también pueden albergar el coronavirus. Los investigadores tomaron muestras de diferentes objetos y superficies del hospital, tanto en la parte de terapia intensiva de pacientes con COVID-19, así como del pabellón en donde se encontraban personas con síntomas menos graves.

 

De acuerdo con los resultados, el coronavirus está presente en el piso de estas zonas. Los investigadores creen que la gravedad hace que las gotas respiratorias infectadas caigan y permanezcan en esta superficie, por lo tanto, entra en contacto con los zapatos. Así, se encontró que la mitad de las suelas de los zapatos de los médicos y personal designado a la zona de cuidados intensivos dio positivo en coronavirus.

 

Y no solo eso, el suelo de otras zonas del hospital también dio positivo al COVID19, lo que llevó a los investigadores a deducir que los zapatos de los médicos transportaron el patógeno infeccioso por el lugar.  Desde entonces, es obligatorio que el personal de salud desinfecte sus zapatos.

 

 

Pese a que las investigaciones hablan de zonas donde se trata a los enfermos de coronavirus, al salir a la calle y no saber quién está contagiado y quién no, es recomendable que todos desinfectemos nuestro calzado, o bien, una vez que llegues a casa, puedes dejar tus zapatos en el garaje, el jardín o la puerta de entrada y tener otro par listo y limpio para estar dentro. Sí, así como le hacen en Asia.

 

Para desinfectar tus zapatos puedes usar un aerosol desinfectante, rocíalos varias veces durante 10 minutos.  También puedes hacer tu propio desinfectante casero, eso sí, con una concentración mayor al 70% de alcohol en él, así que usa una botella con rociador y agrega 3/4 de alcohol y 1/4 de agua. El cloro sirve, pero sólo para la suela pues podría arruinar tus zapatos. ¡No olvides hacer todo esto con guantes!

 

Ahora ya lo sabes, mejor prevenir que lamentar.

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: