fbpx

Los conciertos y festivales podrían volver hasta 2021

Quizá alguna vez has pensado que los cantantes, grupos y cualquier artista musical es invencible debido a su trayectoria y el pago por su música. Y es que nuestros ídolos siempre se convierten en ese power supremo que necesitamos. Lamentablemente, ahora con la crisis de COVID-19 nos hemos dado cuenta que el mundo de la música está yendo en picada.

 

Anteriormente ya te contamos de algunos grupos que estaban al borde de la banca rota y cómo otros estaban buscando una forma para reponer todo el dinero que perdieron al cancelar sus tours mundiales y locales. La situación parece no acaba aquí pues, al paso que vamos, el mundo de la música podría quedarse estancado hasta el 2021.

 

De acuerdo con la entrevista que Ezekiel Emmanuel, exdirector del Centro para el Progreso Americano, brindó al New York Times, no hay posibilidad de que los eventos masivos de cualquier índole se lleven a cabo durante este año:

 

Reuniones más grandes, conferencias, conciertos, eventos deportivos, cuando las personas dicen que van a reprogramar para octubre de 2020, no tengo idea de cómo creen que es posible. Creo que esas son las últimas cosas en regresar. Siendo realistas estamos hablando del otoño de 2021, mencionó Emmanuel.

 

Y es que la economía se debe reactivarse poco a poco y con actividades que supongan menos riesgo para la población. Obviamente los conciertos están lejos de ser seguros dado el número de gente que reúnen y aunque la mayoría han sido pospuestos para el fin de año, todavía podrían no llevarse a cabo. A pesar de esto, quienes tienen la última palabra serán las empresas que se dedican a producir estos eventos masivos, pues retrasar 18 meses más sus producciones sería un colapso seguro del que no saldrían en mucho tiempo.

 

 

Pollstar, una de las publicaciones más importantes en el medio de los conciertos, ha estimado que, de levantarse la contingencia en mayo, la pérdida mínima sería de unos 2 mil 300 millones de dólares. Si las cosas se extendieran hasta agosto, la suma llegaría a los 5 mil 200 millones de dólares y si la situación mundial llega a ser crítica hasta finales de año, la pérdida subiría hasta los 9 mil millones de dólares.

 

Empresarios que se dedican a la música en todo el mundo aseguran que si de por sí la crisis ya era seria, ahora las cosas podrían ser irreparables. La Federación de Música Española (FME) en su más reciente comunicado ya calcula una pérdida de 800 millones de euros.

 

Para hacer posible la industria de la música en vivo es necesaria la implicación de distintos colectivos profesionales que están siendo afectados por la crisis de salud pública que ha generado la pandemia de COVID-19. Estos colectivos son los artistas, los intérpretes, los organizadores, los promotores, los managers, el personal de electricidad, el personal de instalaciones y seguridad, etc. Todos ellos están viviendo esta crisis en una situación de incertidumbre y sufriendo un impacto económico que no sabemos hasta cuando durará, comenta la FME.

 

Y bueno, si todavía no es claro por qué está afectando tanto a la industria musical esto del COVID-19, tan solo el No Filter Tour de The Rolling Stones (que se suspendió en 2019 por los problemas de salud de Mick Jagger) iba a recaudar cerca de 10 millones de dólares por fecha.

 

¿Ustedes que opinan?

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: