fbpx

¿Por qué celebramos a los maestros el 15 de mayo?

En los últimos años, muchas han sido las polémicas detrás de la educación dado las dificultades que sufren los docentes o el poco incremento al salario que muchas veces no alcanza para sobrevivir. Lo que sí queda claro es que el docente que está frente a grupo y se compromete con la enseñanza es un héroe que necesita reconocimiento.

 

No debemos olvidar que, a lo largo de la historia de México, el analfabetismo ha dejado una huella evidente. Las cifras indican que algunos años después de La Independencia, el analfabetismo de la población rondaba en 99.4%. Para 1895 sólo 2 de cada diez mexicanos de 6 años o más (17.9%) sabían leer y escribir. En 1910, solo 3 de cada 10 mexicanos sabían leer y escribir (28%). Fue solo hasta 1921 que se creó la Secretaria de Educación Pública, con este organismo, José Vasconcelos puso en marcha una campaña nacional de alfabetización que duró todo el siglo XX.

 

Para 2005, nueve de cada diez mexicanos sabían leer (91.6%) y, para 2019, las cifras apuntaban a que el 5.7% de los mexicanos de 15 años o más siguen siendo analfabetas.

 

Pero, ¿para qué nos interesan estas cifras? Sencillo. Es evidente el trabajo docente y el acceso a la educación que la población mexicana tiene a lo largo de las décadas. Así que, ahora que tienes un poco de contexto sobre ello, te contaremos quién decidió celebrar a los maestros allá por el año 1917.

 

 

El “Primer Jefe”, Don Venustiano Carranza, decretó que era momento de reconocer la gran labor de los maestros de la época. Si te guías por las cifras del analfabetismo, es evidente que había pocos maestros en aquella época, sin embargo, su labor seguía siendo magnánima. Bueno, pues el asunto es que, en 1917, Carranza decidió firmar un decreto nacional que establecía en 15 de mayo como fecha de celebración para los educadores. Y no, esta no fue solo idea del Primer Jefe, sino que algunos meses antes, los diputados Benito Ramírez y Enrique Viesca le habían planteado la iniciativa al presidente.

 

Así, a partir de 1918, la celebración se hizo oficial. Sin embargo, no solo fue por la iniciativa de los diputados, también tuvo que ver con los ideales de Carranza que, como buen político y jefe militar, vio coincidir la fecha con la toma de Querétaro en 1867; sí, ese día en el que el Ejército Republicano ingresó a la ciudad y logró capturar al emperador español Maximiliano de Habsburgo y a sus seguidores. Para el Primer Jefe, ese acontecimiento era un hecho importantísimo en la historia mexicana, así que, al recordar el Día del Maestro, también se tendría presente este hecho. O bueno, no se olvidaría del todo.

 

 

Y cómo de que no, lo religioso también iba a salir reflejado en la celebración del 15 de mayo. Fue en un día idéntico que el Papa Pío XII decidió ratificar a San Juan Bautista de La Salle como el patrono universal de todos los educadores. Y claro que a San Juan no se le nombró el patrono de los educadores nomás porque sí, por el contrario, el Papa decidió reconocer la gran tarea educativa que este santo tuvo al dedicar su vida entera a la preparación de maestros que enseñaran a los hijos de artesanos y a los niños marginados que no tenían acceso a la educación.

 

La historia de la celebración del 15 de mayo no acaba aquí, pues fue en 1993 cuando la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) decidió que este sería el día para celebrar a los docentes a nivel mundial.

 

¡Feliz día a todas las y los maestros metepequenses, toluqueños y del país!

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: