fbpx


¿Por qué el cubrebocas es la clave para frenar la pandemia?

El uso correcto del cubrebocas es prácticamente la clave para frenar la pandemia. Tela, desechable, N95. Todos nos ayudan.

 

En medio de esta pandemia tan crítica que parece no ceder en ningún momento, es importante conocer por qué el uso de cubrebocas es vital para frenarla de golpe.

 

 

Aunque muchos han sido los debates sobre si el cubrebocas sirve o no para detener el virus, la realidad es que sí es un filtro importante para que las gotas de saliva tengan una barrera definitiva y los contagios disminuyan considerablemente. A pesar de ello, parece que, en términos generales, el uso del cubrebocas se toma como un chiste.

 

 

Sin embargo, los estudios científicos no mienten y aquí están las pruebas.

 

 

The facts

 

 

Un estudio elaborado dentro de los hospitales Mass General Brigham por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) corroboró que el uso del cubrebocas ayudó a minimizar drásticamente la transmisión del virus SARS-CoV-2 entre los empleados y pacientes de la red de centros médicos.

 

 

En la misma línea de estudio, Robert R. Redfield, director de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, mencionó que “si todo el mundo se pusiera cubrebocas en este instante, la pandemia podría estar bajo control entre cuatro y ocho semanas”, un comentario que se publicó en la editorial de la revista Journal of the American Association.

 

 

De acuerdo con las observaciones hechas por ese centro, en un periodo de siete días, la tasa de positividad para las pruebas de coronavirus se redujo de un 14.7% a 11.5% en los individuos que utilizaron mascarilla. Por otra parte, en aquellos que no empleaban cubrebocas, las cifras aumentaban 1.16 por ciento al día.

 

 

Otros ejemplos

 

 

Alemania es nuestro mayor ejemplo cuando hablamos de combatir la pandemia.  De acuerdo con El Financiero, la ciudad de Jena fue una de las primeras ciudades en adoptar el uso del cubrebocas en el transporte público y tiendas el 6 de abril, así los casos de nuevas infecciones en el municipio de 108 mil habitantes casi desaparecieron.

 

 

La mayor parte del estado circundante de Turingia (en el mismo país) y en otros lugares de Alemania solo adoptaron la política de uso días o semanas después y los contagios en muchas de esas áreas continuaron propagándose, esto según un estudio del Instituto de Economía Laboral en Bonn.

 

 

Con esas cifras, los científicos nuevamente volvieron a concluir que su uso era una gran ventaja para regular los casos. Semanas después Jena implementó el uso generalizado de cubrebocas y se demostró que la tasa de contagio fue 25% más baja que en donde no se usaban.

 

 

¿Máscaras especiales o cubrebocas de todo tipo?

 

 

Aunque se podrían creer que el N95 y otros cubrebocas más especializados son los únicos “funcionales”, todas las mascarillas son una pieza clave para controlar el desastre sanitario. Sí, algunas son mil veces más efectivas que otras, pero al final, la barrera está en su uso.

 

“Una cubierta facial de tela puede ayudar a reducir la propagación del coronavirus de personas asintomáticas u otras”, agregó Redfield.

 

Así que, por favor, usen el cubrebocas correctamente. La boca y la nariz deben mantenerse cubiertos.

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: