fbpx

Todo lo que necesitas saber sobre los cubrebocas

Los cubrebocas se han convertido en uno de los accesorios mas solicitados a nivel mundial a causa del coronavirus. Los hay de todo tipo: los fabricados por grandes empresas, los hechos en casa, los que están en el top de la moda y hasta los que ya tienen tecnología de auto limpieza, pero, ¿cuáles son los más efectivos y aprobados por la Organización Mundial de la Salud? ¿Cual es su tiempo de vida? ¿Cuáles no te protegen en absoluto?

 

 

Es probable que te hayas preguntado si debes o no usar cubrebocas, de qué tipo y hasta cómo ponértelo. Si es así, aquí te ayudamos a encontrar esas respuestas.

 

 

Existen múltiples máscaras de protección en el mercado para hacer frente a todo tipo de gases y partículas. Pero en el ámbito sanitario se trabaja con dos tipos fundamentales: las mascarillas quirúrgicas o de cirujano y las mascarillas de alta eficacia. La diferencia entre ambos productos es la filtración y la dirección del flujo de aire.

Mascarilla de alto riesgo o alta eficacia

Las mascarillas filtrantes se consideran EPI, un EPI es el Equipo de Protección Individual, un dispositivo que se lleva con el objetivo de que proteja contra riesgos que puedan amenazar a la salud de la persona, en este caso es la exposición al coronavirus. El número de FFP mientras más sea su capacidad de filtrado, puede ir desde el 70 al 98%.

Las máscaras filtrantes de alta eficacia FFP (Filter FacePiece) poseen diferentes categorías dependiendo del porcentaje de partículas que sean capaces de retener. Se recomienda que al atender pacientes con coronavirus se use una mascarilla con una eficacia de filtración mínima equivalente a FFP2 y FFP3 en caso de la producción de aerosoles.

 

 

Los aerosoles son pequeñas partículas que viajan por el aire a distancias mayores de un metro y pueden producirse, por ejemplo, en el ámbito hospitalario. No obstante, este tipo de transmisión aérea tiene menor impacto si el enfermo y el personal en contacto está protegido con las medidas adecuadas.

 

 

¿Por qué los pacientes con COVID19 no llevan máscara con válvula?

 

 

Si el paciente infectado usa una mascarilla FFP3 con válvula al inhalar filtra el aire del exterior, pero al exhalar expulsa el aire contaminado con patógenos.

 

 

En el caso de los pacientes con COVID, la máscara de protección debe tener la capacidad de retener el aire que expulsamos. Por eso, la mascarilla quirúrgica es efectiva para estas situaciones.

¿Todos los pacientes respiratorios y/o diagnosticados con COVID19 deben llevar mascarilla?

 

Aunque la pieza debe asegurar la correcta ventilación del usuario, no todos los pacientes deben usarla. Depende del tipo de patología que exista, al paciente se le puede limitar el uso de mascarilla protectora. Por eso, cualquier duda particular debe ser resuelta siempre por un médico.

 

¿Los N95 son los mejores cubrebocas para protegernos?

 

El vocero de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus de la UNAM, Mauricio Rodríguez Álvarez compartió algunas recomendaciones para el uso de cubrebocas:

 

No es necesario un N95, Rodríguez explica que la disyuntiva de varias autoridades para hacer obligatorio el uso de cubrebocas se centra en que la gente podría solo buscar los N95, destinados a personal médico.

 

«Corremos el riesgo de que la gente se vaya a poner cubrebocas de uso exclusivo para los hospitales, porque podría pasar que de pronto todo mundo empezaría a jalar cubrebocas del mercado a la calle, se van a acabar y en los hospitales no van a poder utilizarlos porque no habrá», advierte.

 

Entonces, si no tienes acceso a un N95 o decides no adquirirlo para no propiciar escasez en el sector médico ¿que otras opciones existen y cómo debes utilizarlo?

 

De uso personal: Sea cual sea el cubrebocas a utilizar, se debe recordar que solo lo puede usar una persona, de lo contrario, aumenta el riesgo de contagiar a familiares o a gente cercana. En una analogía más directa, los cubrebocas son como las prendas íntimas.

 

De dos capas: Los cubrebocas pueden ser fabricados por los ciudadanos. Basta recortar tela de algodón con una medida de 20 centímetros x 15, para adultos, y de 18 x 12, para niños.

 

Lo ideal es que la máscara cuente con dos capas de tela y que cubra la nariz, la boca y las mejillas ya que ante la dificultad de adquirir una máscara protectora homologada, el público general puede optar por hacer sus propias versiones caseras.

 

 

Para que sea efectivo frente al coronavirus debemos seguir las pautas recomendadas para su elaboración y cuándo está indicado su uso.

 

Estas medidas no protegen al usuario que las lleva pero son muy útiles para retrasar la propagación del virus al ayudar a las personas asintomáticas al ayudar a que el virus no se transmita a otras personas, sin embargo, conforme la pandemia ha evolucionado alrededor del mundo, distintas empresas se han puesto creativas para solucionar la escasez.

 

Aquí te dejamos algunos ejemplos:

 

Los más accesibles y económicos

 

Los cubrebocas azules sirven, pero son desechables. De acuerdo con los investigadores, los cubrebocas azules tienen una vida útil de unas cuantas horas, por ello, si se va a salir a la tienda o incluso a caminar por la calle, basta con uno de estos.

Sin embargo, si la persona necesitará protegerse por varias horas o se trata de alguien que suda o escupe mucho cuando habla, deberá emplear más de uno.

Los cubrebocas electrónicos:

 

La compañía celular China Xiaomi es conocida por la creación de dispositivos móviles económicos y de gran calidad, sin embargo, muchas personas desconocen que la empresa de tecnología no sólo se enfoca en el diseño de smartphones, sino también en el de aditamentos para la vida diaria, como playeras inteligentes e impresoras, scooters y ahora mascarillas electrónicas.

 

El Youpin Q5PRO y Q7PRO promete ser un gran aliado en la lucha contra el coronavirus y, en general, contra las enfermedades respiratorias derivadas de la contaminación.

 

De acuerdo con la compañía, estos cubrebocas son capaces de proteger del polvo, bacterias, contaminación y hasta de olores fuertes, gracias a su respirador interno que filtra el aire hasta cuatro veces. Con ello, en teoría, el aire que respiremos tendría un 99.97% de pureza.

 

Estos cubrebocas son electrónicos y cuentan con aprobación médica del país asiático que involucra más de 30 pruebas de resistencia y funcionalidad en contra de enfermedades.

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: