Acá te decimos cuál es el mejor regalo para mamá

Hemos crecido con la idea romántica de que las mamás son una fuente de amor y felicidad inagotable, que todo lo pueden vencer y superar sin ayuda de nadie, que tienen más poder que todos los dioses del Olimpo, que no se enojan, que no se cansan, que no sienten tristeza. Sin embargo, este año nos alejaremos de estos mitos porque queremos acercarnos a las madres desde un plano más real. 

Las mamás no son máquinas

Ellas piensan, sienten y tienen todo el derecho de manifestar su cansancio, enojo, hartazgo o tristeza. No le deben perfección a na-die y sus fallas no determinan el amor que merecen recibir. 

Ninguna mamá pierde su belleza cuando no sonríe, tampoco se vuelven menos amorosas si alguna vez nos regañan, ni menos cuidadosas por salir y divertirse sin la familia. Ellas también tienen sus planes. 

TE RECOMENDAMOS: UN CAFECITO CON LXS COMPIS EN ATELIER Y SE TE REINICIA LA VIDA

Las madres tienen sueños y muchos de ellos no se encuentran en la cocina, por eso en lugar de regalarle un electrodoméstico para que haga el desayuno a toda la familia, habla con ella, escucha qué siente y pregúntale qué quiere. No te dejes llevar por la publicidad. 

Solo las mamás entienden y viven lo complejo que resulta maternar. Muchas veces, lo mejor que podemos hacer para ellas tiene que ver con darles lo que ellas nos brindan: paciencia, cuidados y cariño.

Tips para ser buenx hijx 

Antes de regalarle la licuadora del año, revisa estas sugerencias. Son gratis.

Escucha a tu mamá para que conozcas a la mujer que es.

Hazte responsable de tus labores en casa, incluso cuando vayas de visita. No le dejes todo a ella nada más porque le llevas un regalo.

Antes de exigirle algo, ayúdala a organizarse. 

Pregúntale de qué forma se siente querida y valorada todos los días.

Si ya haces todo lo anterior, ¡felicidades! Encontraste el regalo perfecto; además recuérdale que merece una sociedad que no la juzgue por sus decisiones o errores. Y celébrala a diario con empatía y, claro, muchos, pero muchos regalos.

Si tú eres mamá

No importa la edad que tengas, antes de querer convertirte en Supermom date un tiempito para pensar lo siguiente: 

Aprende a pedir ayuda. No estás sola. 

Tu familia debe entender que las tareas del hogar se distribuyen entre todxs lxs que lo habitan. 

Está muy bien cansarse, permítete experimentar otras emociones además de la felicidad y el amor.

Reconoce lo que sientes y no temas expresarlo. Sentir no te hace menos madre, te hace más humana.

No tienes que complacer a los demás. Habla sobre las acciones que a ti te complacen.

Cuando te sientas harta, ¡sal de la rutina!

Date un día a la semana para ti solita. Sal y diviértete. Claro que te lo mereces.