fbpx


Andrea Limón, maratonista que represento al EDOMEX en Tokio 2021 ¡Qué orgullo!

Andrea Ramírez Limón es una maratonista mexiquense que competirá en las olimpiadas de Tokio 2020; ella tiene 28 años y es originaria de Chimalhuacán, Estado de México. 

 

Ella se enamoró de este deporte hace nueve años, cuando empezaba la carrera de Negocios Internacionales en el Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe; pasó de entrenar para ponerse en forma y estar más saludable, a competencias como la universiada

 

 

Guillermo Serrano fue su primer entrenador, luego, al terminar la carrera, estuvo dos años con Juan Pablo Hernández; actualmente entrena con Jonnatan Morales, con quien ha aprendido y avanzado mucho, al grado de ir a competir a Tokio. 

 

Andrea afirma que el atletismo es un camino que se hace en solitario –por supuesto, con un equipo de trabajo– pero al final en la competencia se está solo y para ello se requiere pasión, hacerlo con determinación y disciplina, especialmente, amar lo que se hace. 

 

Lee también: <<¡De la UAEM al infinito! Acatzin Benítez será astronauta análogo>> 

 

 

La maratonista ha transitado un camino distinto al común: y por ello ha sido cuestionada, sin embargo, ha luchado contra la idea preestablecida de que debe casarse o tener hijos; también ha peleado contra el acoso al momento de entrenar

 

“No podemos salir a trotar libremente o usar nuestra ropa cómoda porque ya te están viendo; en la calle, es un poco inseguro, no podemos salir a trotar en las noches si no es con un acompañante […] obviamente no puedes usar short…”

 

 

 

 

Al respecto, Andrea Ramírez celebra que las mujeres empiecen a levantar la voz, dice que sueña con un mundo en el que las niñas puedan correr libres, que puedan decidir si quieren dedicarse al deporte, libres de decidir sobre su cuerpo. 

 

Para ir a Tokio, Andrea Ramírez Limón y Jonnatan Morales han buscado diversos apoyos, tanto en la iniciativa pública como en la privada; hasta allá llevará –para su competencia– sus amuletos: un dije de la suerte, su peluche favorito, sus calcetines –regalo de su entrenador–, sus tenis de competencia, una corona y su moño.

 

 

Su entrenador dice que Andrea está lista física y mentalmente; en Tokio, el primer objetivo es tener mejor resultado que el de Adriana Fernandez, en Sidney, quien quedó en décimo sexto sitio, pero Jonnatan cree que Andrea puede escalar muchas posiciones más.

 

 

La participación de Andrea en los olímpicos –que será el próximo viernes– está dedicada a ella misma, a su entrenador y a su madre quien, dice ella, la está viendo desde el cielo.

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: