Cambiar de aires en la Riviera Maya

Por Erick Huicochea

Son ya 6 años desde que partí de Toluca. 

Cuando me fui de casa no tenía en mente un lapso de tiempo predeterminado, solo sé que iba con mucha hambre de vivir experiencias nuevas, de cambiar de aire y, sobre todo, de probarme en un entorno diferente al que estaba acostumbrado.

En aquel tiempo —año 2016—, mi hermano Omar viajaba en bicicleta por México. Pedaleaba extensos tramos de carretera y cuando llegaba a un poblado o ciudad que le gustaba, se instalaba por un tiempo. Yo, a la distancia, siempre admiré su determinación para llevar a cabo lo que se proponía, era como si el miedo en él no existiera. Todas las preocupaciones sociales y laborales que suelen atar a su contexto nunca fueron impedimento en él. 

TE VA A ENCANTAR ESTA HISTORIA DE AMOR: DIANA Y GABRIEL, CUANDO EL AMOR TE LLEVA A PARÍS

Un día me avisó que llegaría a la Riviera Maya. Me planteé visitarlo y pasar una temporada juntos. Vendí un par de pertenencias, junté unos pesos y, sin fijar un plazo para volver, me fui a Tulum, lugar donde Omar ya se encontraba instalado. 

Desde entonces comenzó un viaje —que aún no termina— por las míticas tierras de la cultura maya. En este artículo quiero compartirte dos recomendaciones sobre mis destinos favoritos y cómo llegar a ellos. 

Llegar

Hoy en día existen muchas opciones de vuelos y hospedaje, todo depende de tu perfil de viajero. La gama de posibilidades va desde lo mochilero hasta lo más fancy. Un vuelo redondo hacia el aeropuerto de Cancún desde Ciudad de México oscila entre los 2,000 y 5,000 pesos.  

Es importante que sepas que acá no hay ningún tipo de servicio de taxi por aplicación tipo Uber. Sin embargo, el transporte público es de buena calidad. Los taxis en general no los recomiendo porque suelen abusar mucho de los turistas y no siempre son lo más seguro. Una buena opción si quieres desplazarte por varios destinos dentro de la Riviera Maya es rentar un auto.


Tulum/Muyil

TULUM ES EL INDISCUTIBLE HOT SPOT DE LA RIVIERA MAYA. 

Todo mundo quiere vestir su Instagram con el turquesa de sus playas y la selfie junto a la exótica arquitectura escultórica que la caracteriza. Pero te voy a ser honesto: Tulum es tierra de contrastes. Si bien la ciudad en sí no es muy linda —yo diría que es todo lo contrario—, sus playas y cenotes son su verdadero atractivo. 

Mi recomendación para Tulum es que visites el Cenote Encantado en el km 8 de la zona hotelera (la entrada cuesta $50 pesos). A diferencia de otros cenotes este es a cielo abierto, así que podrás hacer kayak, snorkel y disfrutar del increíble paisaje que le rodea.  

Para la playa, puedes optar por uno de los tantos clubs que colindan con las ruinas arqueológicas y pasar el día en el principal atractivo de esta zona: su hermoso mar y arena blanca. 

Si tu presupuesto te lo permite, vive la experiencia mística boho chic de los hoteles ubicados en la zona hotelera. Eso sí, tienes que estar dispuesto a desembolsar una buena cantidad de dólares. 

Por extraño que parezca, la economía de Tulum está dolarizada y en esa zona la gran mayoría de restaurantes y bares solo aceptan efectivo; obviamente puedes pagar con pesos, pero prácticamente todo está valuado en dólares. Toma en cuenta eso para tu viaje a Tulum. 

Finalmente, te recomiendo tomar un tour a Muyil, una reserva natural con ruinas arqueológicas y cuerpos de agua impresionantes. Lo más famoso de este sitio son los canales que se abren a través del manglar. Para visitarlo es necesario contratar un guía turístico con certificación ambiental pues es una zona protegida. Algunos tour operadores incluirán en la travesía una visita a una auténtica comunidad maya y a un cenote subterráneo, por lo que te recomiendo agendar el tour completo. 


Cozumel

Durante estos últimos 6 años he tenido la oportunidad de recorrer casi toda la zona costera de la Riviera Maya, incluyendo sus islas y creo que una experiencia que no te puedes perder es visitar Cozumel. A diferencia de las demás ciudades, todas muy “jóvenes”, Cozumel es la más tradicional y además de su belleza natural, también es rica en historia.

En contraste con destinos como Playa del Carmen o Tulum, asediados por el sargazo, en esta isla casi no hay presencia de esta alga. 

Para llegar a Cozumel debes abordar el ferry en Playa del Carmen. El viaje redondo con fecha abierta cuesta 500 pesos. Al desembarcar te recomiendo rentar un scooter, cuya renta está entre 450 – 600 pesos por 24 horas, así podrás recorrer toda la isla. Mi plan favorito es pasar el día en un club de playa y hacer snorkel en el impresionante arrecife que rodea la isla. 

Por último, si vas con tiempo, visita Isla de la Pasión. Literal es una isla dentro de la isla. Lo mejor de todo es que es completamente virgen. Para llegar, toma la carretera a Punta Norte y encontrarás una desviación con su respectivo señalamiento a un par de kilómetros del aeropuerto; después de un tramo de terracería, llegarás a un rústico embarcadero donde tendrás que pagar aproximadamente 300 pesos y un lanchero te cruzará. 

Una vez que llegues no habrá más que naturaleza en estado prístino y una playa paradisiaca con casi nada de gente alrededor. Te recomiendo ir preparado con bebidas y snacks ya que aquí no encontrarás ni restaurantes ni clubs de playa, solo una playa turquesa de aguas tranquilas y arena suave y tersa. 

Aunque hay muchas opciones más en la Riviera Maya que me gustaría recomendarte, el espacio en estas páginas se me ha terminado. No me queda más que desearte un buen viaje al exótico caribe mexicano. 

Si tienes dudas específicas o quieres más recomendaciones, puedes escribirme a mi Instagram @erickhdphoto y con gusto te compartiré mis recomendaciones en este destino. 

¡Buen viaje!