fbpx


Diez canciones que fueron prohibidas y no lo sabías

La música es himno de libertad, pero muchas veces hay letras que nada más no convencen a los medios, a los gobiernos y hasta a la religión. Igual que los libros, la música ha tenido sus canciones “malditas”.

 

 

Así, un 2 de mayo de 1980, “Another Brick in the Wall” de Pink Floyd era prohibida en Sudáfrica tras haber sido adoptada por los jóvenes negros como canción de protesta por la educación de segunda que recibían. Y como este, hay muchos casos, así que te numeramos algunos a continuación.

 

 

John Lennon – “Imagine”

 

 

Empezamos con una clásica. ¿Quién no conoce “Imagine”? Bueno, esta canción estuvo vetada durante el conflicto del Golfo Pérsico que bombardeó las pocas neuronas que quedaban en los directivos de la BBC, quienes durante ese período crearon una “lista negra” de canciones inapropiadas.

 

 

Incluyeron cualquier cosa que tuviera una mínima asociación con la guerra y las armas, como “Brothers in Arms”, de Dire Straits; “In the Army Now”, de Status Quo; y “Atomic”, de Blondie. Pero el colmo es que la lista menciona los dos himnos populares más asociados a la paz universal: “Give Peace a Chance” e “Imagine”.

 

 

 

 

The Kingsmen – “Louie Louie”

 

La histórica versión de la banda británica del clásico de Richard Berry es una que sí o sí debe ser nombrada.

 

 

Fue vetada por varias estaciones de radio y prohibida en el estado de Indiana por “obscena”, a partir del rumor de que su cantante, Jack Ely, con su particular estilo, balbuceaba sobre un encuentro sexual. Padres indignados llegaron a escribirle cartas como está a Robert F. Kennedy, por entonces Fiscal General de los Estados Unidos, en protesta por lo que imaginaban escuchar. Todo cayó en manos del FBI que, durante más de dos años, se dedicó a investigar la canción para saber qué demonios decía Ely, solo para llegar a la conclusión de que fueron “incapaces de interpretar cualquier palabra de la grabación” y que era “ininteligible a cualquier velocidad”, por lo cual desestimaron el caso. Parece que los agentes no pudieron ver que Ely, además de una dicción “somnolienta”, en ese momento usaba aparatos en los dientes.

 

 

 

Dire Straits – “Money for Nothing”

 

 

 

En 2011, el Broadcast Standards Council de Canadá consideró el hit de 1985 “inapropiado para la difusión”, ya que Mark Knopfler menciona la palabra faggot (“maricón”, en inglés), lo cual viola su código de ética. Parece que los canadienses tardan 26 años en ofenderse. La decisión se revisó meses más tarde, y se les dio a las estaciones de radio y TV la libertad de decidir transmitirla.

 

 

 

Sex Pistols – “God Save the Queen”

 

 

Este es un caso gracioso porque se fueron a meter con la eterna Reina Isabel y es que justo para el 25 aniversario de su ascenso al trono, los reyes del escándalo tomaron el título del himno del Reino Unido para adaptarlo a un explosivo punk que trata a la monarquía de régimen fascista.

 

 

Por si este no fuera suficiente “chistecito”, la portada del single “profana” la imagen de la coronada. Obviamente la BBC y la Independent Broadcasting Authority (el ente regulador de allá) le bajaron el pulgar y la mega vetaron. Claro, el honor a la corona inglesa es primero.

 

 

 

The Rolling Stones – “Let’s Spend the Night Together”

 

El éxito de sus majestades satánicas no sufrió ninguna veda en el éter, pero fue objeto de disputa en una de las anécdotas más famosas del rock. La banda se presentó el 15 de enero de 1967 en el popular programa de televisión de Ed Sullivan, quien les exigió que cambiarán la letra por “let’s spend some time together”, en un intento de atenuar el sentido sexual de la propuesta. Aceptaron a regañadientes, pero durante el show Mick Jagger se la pasó revoleando los ojitos cada vez que cantaba la frase. Cuenta la leyenda que, después de esa performance, los Stones intentaron volver al escenario vestidos con uniformes nazis, lo que provocó que Sullivan los echara del estudio. Ese mismo año, el host también le demandó a The Doors que modifique la alusión a drogarse en “Light My Fire”, pero Jim Morrison terminó cantando al aire la letra original. ¡Reyes!

 

 

 

Frank Sinatra “My Way”

 

 

Esta es una de las historias más locas de esta corta selección de músicas prohibidas: fue seguramente Frank Sinatra quien mejor popularizó esta canción que había traducido al inglés Paul Anka. Y los filipinos aficionados al karaoke intentaban emularlo, como habrán comprobado ustedes mismos que sucede cada vez que alguien pisa uno de estos locales y la noche se alarga. Pues bien, allí se fueron acumulando asesinatos a imitadores que no cumplían la talla hasta que los propietarios de estas salas decidieron prohibirla. Y hasta la fecha.

Así de loca está la gente…

 

 

 

 

The Cure – ‘Killing an arab’

 

 

Debutar fuerte es hacerlo como Robert Smith y los suyos con este ‘Killing an arab’. Quisieron homenajear a ‘El extranjero’ de Albert Camus y allí que aparecía un hombre asesinando a tiros a un árabe en una playa (mala idea, compadres). La idea poético-estética sentó muy mal durante la primera Guerra del Golfo y después del 11-S, porque para entonces The Cure ya era un grupo gigante y la canción seguía sonando. Se les ocurrió ir dando distintas versiones textuales al asunto: son famosas sus reconstrucciones ‘Kissing an Arab’ o ‘Killing an Englishman’, pero ha habido muchas más. La original y prohibida durante aquellos periodos en muchas emisoras y televisiones de Reino Unido y Estados unidos suena así.

 

 

 

 

Madonna – “Like A Prayer”

 

 

La reina del pop tenía que estar en esta lista y ahí les va la historia.

La música de Madonna en la historia parece que empieza a semejarse a lo que muchos críticos preveían: nula influencia, símbolo de la evolución de la música disco por tres décadas. Al calor de grandes presupuestos y producciones de los 80, 90 y los 2000, Madonna ha resultado ser una trabajadora incansable y filtro para elevar tendencias ya consolidadas a la categoría del mainstream. Claro que cuando un artista pretende ser consumido por todos los públicos, no se puede jugar con los símbolos religiosos. El problema de ‘Like a Prayer’ fue que su videoclip que provocó la censura de muy distintas iglesias… prohibida en Rusia, en Egipto y en el Vaticano: Juan Pablo II llamó al boicot de sus conciertos y Pepsi retiró la canción de uno de sus spots.  ¡Así de fuerte el asunto!

 

 

 

Nirvana – “Rape Me”

 

 

Ya desde el título nos damos una idea de por qué es una canción maldita, ¿verdad?

En 1992 Nirvana fue a la Plaza de Toros de València y, en efecto, no llenó el lugar. Eran ya un grupo de masas, algo que jamás imaginó Kurt Cobain en su corta vida y que desde luego no buscó. No debió hacerlo cuando en discos como Nevermind incluía canciones como ‘Polly’, en el que se narra una violación… ¡desde el punto de vista del violador! Ahora bien, en Estados Unidos resultó más insoportable ‘Rape Me’ (‘Viólame’), incluida en el disco posterior In Utero, y que los supermercados WallMart y K-Mart se negaron a vender, pese a la cantidad de beneficios económicos que aquel disco les iba a reportar.

Después de todo, por algo Kurt es una leyenda…

 

 

 

 

The Strokes – “New York City Cops”

 

 

La entrada de siglo en el mundo del rock está ligada a la publicación de un álbum: Is This It (The Strokes, 2001). De entre todas sus canciones, una no fue incluida en la edición para Estados Unidos, en un momento en el que la industria discográfica todavía generaba grandes ingresos por la venta de formatos físicos. Las radios tampoco decidieron darle cancha a aquel verso en el que Julian Casablancas canta que los polis «no son demasiado inteligentes» en Nueva York. Aquel cuerpo de seguridad acababa de tener un papel heroico tras los atentados del 11-S. Prohibida y fuera del disco.

 

 

Te dejamos el pilón

 

 

Lady Gaga – Love Game

 

Es posible que Lady Gaga viviera sus momentos más dulces como artista pop entre 2008 y 2011. Por aquel entonces publicó esta canción  incluida en The Fame y en la que decía algo así como /quiero darme una vuelta sentada en tu stick/. O sea, en tu palo, pero con el nombre de la herramienta que se utiliza para jugar al hockey. En su afán de alcanzar a todos los públicos habidos y por haber, Gaga aceptó haber sido demasiado explícita, pero su difusión provocó la censura en las radiofórmulas de las emisoras más rutilantes de los Estados Unidos.

 

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: