ELOTES Y ESQUITES DOÑA MARÍA

Elotes y esquites de doña María, 27 años de sabrosura en el centro de Metepec

La razón por la que doña María y su esposo decidieron emprender este negocio fue la necesidad por tener un sustento económico, doña María lleva 27 años vendiendo esquites y elotes en Metepec y como ella dice: «gracias a Dios todos los días vende, aunque sea poquito pero se vende, nunca te regresas sin nada».

En este puesto lo que destaca es el cacahuacintle (qué es una raza del maíz más grande y harinoso). ojo aquí, no todos los puestos de esquites ofrecen esta delicia.

LEE TAMBIÉN:

NOS FUIMOS DE MOCHILAZO A VALLE DE BRAVO

La preparación

Los elotes y esquites cuestan $25 y la receta es clásica pero muy deli: chile, cebolla, epazote, el proceso de preparación está para pensarse, desde temprano van por el elote, lo pelan y hacen la preparación de los elotes y esquites, este proceso les lleva a ella y a su esposo toooodo el día para por las tardes poder vender.

Ofrecen dos tipos de chiles, el que pica y el que no pica, el que pica, nos confesó doña María «es para los más atrevidos y los que se quieren llevar el estómago con fuego», según ella, pica tanto que da gastritis.

Una tradición familiar

Doña María tiene tres hijos y los tres se dedican a la venta de esquites y elotes en Metepec, ya son dos generaciones que continuan con esta tradición pero a doña María le gustaría que sus nietos se dedicaran a la universidad y fueran profesionistas:

«A mi me gustaría que mis nietos estudiarán, pero si a ellos les gusta el comercio, adelante»

¿Qué onda con los esquites-locos?

Doña María nos platicó que sus hijos también le entran al changarro con puestos de esquites y elotes pero en diferentes partes de Metepec, ellos si les agregan las papitas (como doritos, etc.) que útimamente se han puesto de moda; sin embargo, doña María aún no se actualiza a estas nuevas tendencias gastronómicas.

Lo difícil del changarro

Por último esta pareja de esposos nos contaron que dedicarse al negocio no es tan fácil como lo suelen contar: «nosotros nos enfrentamos a la lluvia, a unos aguaceros fuertes y también al frío, pero aquí seguimos dándole».

La delicia

Nosotros nos pedimos dos esquites pa’ comer ahí y realmente nos encantaron, 27 años no pasan en vano y en cada cucharada probamos la mera sabrozura ¿te los recomendamos? 100%