En un mundo de cochistas, sé un ciclista

Cuando inicio la pandemia muchas personas optamos por usar la bicicleta como alternativa de movilidad al sistema de transporte sucio, viejo, descuidado e inseguro que conocemos.

Empezamos a usar la bicicleta para ir al trabajo, al super y hacer cosas de adultx que no son tan agradables, sin embargo, nunca había reflexionado tanto sobre el impacto que tiene el uso de esta alternativa de transporte en este inmenso mundo capitalista y patriarcal.

Te recomendamos: ANDAR EN BICI ESTA CHIDO PERO ¿A QUÉ COSTO?

Desde su creación, la bicicleta fue liberadora y revolucionaria, principalmente para las mujeres ya que en el siglo XVIII tuvieron que deshacerse de las faldas y ropa incomoda para poder rodar. 

En estos tiempos la bicicleta sigue revolucionando, la apropiación del espacio público en una ciudad completamente hecha para cochistas es sinónimo de resistencia social.

Es importante también reflexionar sobre el espacio ocupado por los autos y analizar la infraestructura y la manera en que están hechas las ciudades. En el Estado de México se prioriza al automovilista y se hacen a un lado las necesidades de las personas en bicicleta, tal es el caso de la ciclovía de Colón, que fue el resultado de diferentes exigencias y manifestaciones de colectivos y asociaciones civiles.

Es necesario reivindicar el uso de la bicicleta, apropiarnos de la ciudad y el espacio público (que es de todos) y exigir nuestros derechos como ciclistas, un espacio adecuado para rodar y seguridad para las personas que decidimos resistir pedaleando.

En un mundo de cochistas, sé un ciclista.