fbpx


#FreeBritney: la polémica entre la princesa del pop y su padre

 

Britney es una diosa de los éxitos musicales por donde quiera que lo veamos. Su legado musical ya pasó a la historia y no por nada se le apoda la princesa del pop. ¿Cómo olvidar canciones como “Toxic”, “Womanizer” o “My Prerogative”?

 

 

Desafortunadamente, la vida de la cantante no ha ido viento en popa. En 2007, tras sus primeros problemas con las drogas y un comportamiento errático (situaciones atribuidas al acoso de los paparazzis tras su divorcio de Kevin Federline), perdió la custodia de sus hijos y su padre, James Spears, la internó en un psiquiátrico tomando las riendas de la vida de la cantante.

 

 

Ese solo fue el comienzo de la mala relación entre James Spears y Britney. Hoy la cantante de 38 años ha solicitado un tribunal de California que su padre no vuelva a ser su único tutor legal y dicha función continúe en manos de la abogada Jodi Montgomery, que asumió el rol hace un año.

 

 

La intromisión de James en la vida de la princesa del pop se ha visto reflejada en el ámbito artístico, financiero y familiar. Así lo denuncian los medios y el movimiento #FreeBritney que expone la triste realidad de la cantante, quien ni siquiera puede salir sola a comerse una hamburguesa.

 

 

Esta situación se ha convertido en un verdadero tormento para la intérprete que “Toxic”, así que en la solicitud a la corte ya se expone que la tutela de James debe cambiar para dar paso a los cambios y estilo de vida que Britney desea.

 

 

A esto se le suma la petición de que las finanzas de la cantante no sean manejadas por el susodicho (quien seguramente hace de las suyas con el dinero) y se designe un delegado bancario para que administre los bienes de Lady Spears.

 

 

La situación parece complicada debido a que James podría desestimar cualquier petición alegando que Britney es inestable mentalmente, pues en en abril de 2019 volvió a ingresar en un centro de salud mental, según contó ella, por la angustia que le provocaron los problemas de salud de su padre.

 

 

La cantante ya había vivido varios altibajos emocionales, como la del 16 de febrero de 2007, cuando ella misma se rapó la cabeza frente a las cámaras. El anuncio de un descanso de los escenarios en medio de una exitosa residencia en Las Vegas y seguido de la noticia de su recaída pararon de nuevo su carrera indefinidamente.

 

 

Mañana 20 de agosto habrá una audiencia digital sobre el caso, que coincidirá con una manifestación convocada en los juzgados de Los Ángeles bajo el movimiento #FreeBritney (Libertad para Britney).

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: