fbpx

Garganta de la Iguana, deleite visual y reto aventurero

Texto: Carina Vallejo

Fotografía: Jesús Mejía y Maliemociones

 

 

“Lo más bonito de la ‘Garganta de la Iguana’ es salirte de tu zona de confort y atreverte a hacer las cosas”, nos dice Adolfo Nava, nuestro guía, después de haber descendido 70 metros hasta llegar al pie de la cañada que se ubica en el poblado de San Pedro Chichicasco, a 30 minutos de la cabecera municipal de Malinalco. Y lo que dice tiene sentido.

 

 

Además de disfrutar de la zona arqueológica Cuauhtinchán o del Museo Vivo Los Bichos o del ex Convento Agustino, el Pueblo Mágico de Malinalco, empotrado en un valle que tiene una vegetación amplísima y maravillosa, resguarda en sus entrañas joyas naturales.

 

 

Entre ellas están la fuerza que lleva la corriente del río Chichicasco y el agua que salpica las columnas basálticas; el verdor característico que imprime la temporada de lluvias sobre el paisaje y los bichitos que son sinónimo de haber llegado al cañón “Garganta de la Iguana”, que en realidad es el nombre dado por las operadoras turísticas, porque este sitio “se llama Cajón de Chalma”, nos explica Adolfo.

 

 

La ruta que hicimos hasta ahí es un recorrido de aventura y se incluye dentro del cañonismo, una actividad especializada que consiste en descender barrancas con caudal o sin caudal de agua.

 

 

 

 

“Garganta de la Iguana” es una barranca con caudal de agua a donde uno entra para surcar la geografía que se encuentra en su interior. Al entrar podemos descender sobre algunos toboganes naturales y hacer algunos saltos de altura de aproximadamente 15 metros y, además, llevar a cabo un pequeño rappel. Eso sin contar la contemplación, ¡porque el paisaje es una chulada!

 

 

Para realizar estas actividades necesitas ir equipado con traje de neopreno, chalecos salvavidas, casco, arnés, guantes, metales, es decir, todo lo que se requiere para atravesar este río que solo puede cruzarse en temporada seca. Por eso, nos dice Adolfo, esta travesía es ideal a finales de noviembre a mayo, meses en los que las lluvias bajaron y el río va un poco más tranquilo.

 

 

Este recorrido está recomendado para personas mayores de 15 años –por aquello del tamaño de los trajes de neopreno– y comienza a las 10 am en el centro de Malinalco. De ese punto al cañón es media hora de traslado aproximadamente.

 

 

Una vez en San Pedro Chichicasco te equipan con todo lo necesario para iniciar el descenso que más o menos dura tres horas. Eso sí, ¡aguas con lo que tocas! En una de esas lo que pareciera una hierba indefensa podría causarte una urticaria monstruosa. De todos modos, si te guía una persona como Adolfo, ten por seguro que estarás súper bien cuidado.

 

 

Como el descenso abre el apetito, al final de la ruta podrás disfrutar de una comida preparada por Doña Lupita, experta en convertir en manjar todo lo que toca. Si quieres descansar rico y además disfrutar de una bebida súper emblemática, pregunta a doña Lupita si “El Güero” tiene mezcalito.

 

 

“Lo más bonito de la ‘Garganta de la Iguana’ es sentirte vivo”, remata Adolfo.

 

 

 

Costos

  • Recorrido: $1200 por persona. Incluye la renta del equipo, seguro médico, fotografías (¡que salen increíbles!), comida y transporte ida – vuelta a Malinalco.
  • Para realizar el recorrido, necesitas hacer una reservación previa

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: