fbpx

Isabella Portilla Nava: Pasión por el baile

Por: Ibiza Chedid

 

Isabella Portilla es una adolescente toluqueña de 12 años, ganadora del Mundial de Tap 2018 en Alemania, que descubrió el arte del baile a los 2 años y medio. Isabella heredó el amor por el baile de su madre, Marisa Nava, bailarina egresada del Centro de Artes Escénicas “Scaena” de Madrid, España, quien además de estar certificada con mérito en el “The Teacher Training Program NY”, cuenta con una certificación de primer nivel como maestra de tap por la American Tap Dance Foundation en Nueva York.

 

 

“Comencé a bailar a los dos años porque vivíamos a lado de la academia de mi mamá. Yo siempre escuchaba los pasos, la música, las voces de los maestros y las niñas, así que por curiosidad entré a una clase ¡y me encantó!”.

 

 

La maestra le dijo a su mamá que tenía potencial y que en el futuro podría ser muy buena. Desde entonces, Isa no ha dejado de bailar ni un solo día. Aunque comenzó en el arte cuando era muy joven, su pasión, amor y talento para el baile fue creciendo; así, a los 4 años participó en Cheer, su primera competencia.

“Mi mamá me cuenta que cuando fue la premiación el jurado me llamaba para recibir el premio, sin embargo, era un idioma que yo no conocía y al ser tan pequeña tenía que ser llevada por los encargados de la competencia para recibirlo”.

 

El género favorito de Isabella es el tap, porque es el que más le apasiona y con el cual siente una felicidad absoluta al escuchar el golpeteo de los zapatos en las duelas de los salones de baile y los escenarios. A pesar de ello, su entrenamiento profesional la ha llevado a destacar en muchas otras categorías.

 

Algunas de las competencias en las que Isabella ha participado son Jump, 24/7, The Dance Revolution y Here, contiendas que involucran géneros como ballet, tap, jazz, lírico, contemporáneo y más; pero Isa nos platica que la más importante y más difícil de todas ha sido el IDO World Tap Championship que se realizó en Alemania. Esta competencia de tap exige mucho de los participantes, pues reúne a profesionales de todo el mundo.

Ahí ganó el primer lugar en la categoría grupal al lado del equipo mexicano y ella se llevó a casa el segundo lugar como solista. Sin embargo, no conforme con los resultados, la joven mexiquense regresó al año siguiente para la competencia de 2018 y, poniendo el nombre de México muy en alto, se llevó el primer lugar como solista.

 

 

Este mérito, además de llenar de orgullo a su familia y amigos, le otorgó aún más reconocimiento del que a su corta edad ya había logrado.

 

 

Lo premios y esfuerzos no son cosa fácil. Un día normal en la vida de Isabella consiste en levantarse a las 6:00 am y arreglarse para ir a la escuela en donde permanece hasta las dos de la tarde; después, regresa a su casa para comer, hace su tarea y a las 16:00 h comienza sus clases de baile que terminan hasta las 21:00 h.

“Yo creo que lo más difícil de ser bailarina es todo el esfuerzo, entrenamiento, constancia y disciplina que requiere el baile para llegar a tus metas. Claro que si todo esto lo haces porque te gusta y lo disfrutas, llega un punto en el que simplemente das todo de ti por ese amor y vale la pena todo el esfuerzo”.

 

 

Además del baile, a Isabella le gusta cocinar, andar en bici y pasar tiempo con su familia y sus amigos. Su mamá siempre le ha dicho que la escuela va primero, sin embargo, a Isa le encanta tanto bailar que con el paso del tiempo ha aprendido a equilibrar la escuela con los entrenamientos y aun así es capaz de encontrar tiempo de calidad para disfrutarlo con quienes la rodean.

 

“Este año planeo ir al American Tap Festival en Dancer Palooza, son talleres y competencias. En el verano también quiero ir a otro campamento de tap que incluye actividades que se hacen normalmente en los summer camp como escalar, andar a caballo, arquería y muchas más cosas. Pero lo más importante y lo que más me emociona será representar a nuestro país en la competencia anual de Alemania”.

Isabella es una adolescente que inspira e impresiona a quien la conoce. Aun con sus logros, sigue entrenando y preparándose para poder mantenerse en la cima del tap; además, en el futuro quiere tener su propia compañía de tap profesional o ser juez en Break The Floor.

 

 

“Mi consejo para todos los niños y niñas que quieran ser bailarines es que nunca dejen de perseguir sus sueños, que no se rindan cuando encuentren su pasión, pero lo más importante es que sean felices.”

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: