fbpx

Las 4 pautas a seguir si faltaran respiradores durante la pandemia

Sabemos que la pandemia ha traído decesos al por mayor, también somos conscientes de la letalidad del virus y la falta de implementos médicos que se tienen para poder ayudar a los médicos a tratar a los pacientes.

 

A pesar de esta situación, las empresas y gobiernos de todo el mundo continúan buscando la manera de salvaguardar las vidas de sus habitantes y han buscado la manera de abastecerse con implementos sanitarios, entre ellos los respiradores.

 

Pero, ¿qué se tendría que hacer cuando estos sean escasos? ¿A quién se le tendrían que asignar primero?

De acuerdo con la Organización Panamericana de Salud (OPS), estas son las cuatro pautas que se deberían seguir para evitar la discriminación de pacientes y que  no haya un sobrecargo de la estresante actividad médica que de por sí viven los héroes con bata considerando que el 5% de los pacientes de COVID19 necesitan ser atendidos en cuidados intensivos:

 

Pauta uno: una priorización transparente en la que se explique por qué razones se va a dar prioridad a tender a ese paciente en lugar de a los demás.  Estos “criterios de priorización” se establecen a través de las autoridades sanitarias de cada país y dan un poco más de confianza a la gente.

 

“Cuando los criterios son establecidos previamente por la autoridad sanitaria, no recae en los profesionales determinarlos en el momento en que encuentren en una situación límite”, detalló Carla Sáenz, especialista regional en bioética de la OPS en una entrevista con Infobae.

 

Pauta dos: los profesionales de la salud tienen la obligación de salvar a tantos pacientes como sea posible. ¿Cómo se hará? Priorizando a los pacientes que se encuentran en mejores condiciones clínicas para sobrevivir a un tratamiento, poniendo en segundo plano a los que, por su edad, sus complicaciones o demás situaciones, es muy probable que incluso con tratamiento será difícil que sobrevivan.

 

Ante esta diferencia: “Debe quedar siempre claro que esto no constituye abandonar a los pacientes: se les debe siempre brindar el cuidado paliativo necesario incluso si no es posible ofrecerles tratamiento”, dice el texto de las pautas de la OPS.

 

 

Pauta tres: hay que tratar a todas las personas por igual. Este criterio es uno de los puntos más fríos del tratamiento para pacientes con COVID19 en situaciones de escasez de implementos médicos, pues la pregunta directa que se genera sería “¿qué paciente se merece más tener acceso a un respirador si hubiera pocos?”.

 

Para evitar discriminaciones, el texto de la OPS subraya: “En atención a la justicia y la equidad es fundamental asegurar que no haya variaciones según privilegio o discriminación respondiendo a diferencias de etnicidad, religión, orientación sexual, recursos económicos u otros criterios ajenos a estas recomendaciones”.

 

Este criterio se puso sobre la mesa debido a las diferentes situaciones que han ocurrido en el mundo. El caso más conocido es el de España, pues la Generalitat de Cataluña recomendó a los profesionales sanitarios que no ingresasen en las unidades de terapia intensivas a pacientes de más de 80 años “con escaso beneficio, ya sea por patologías respiratorias por el COVID-19 u otras patologías que condicionen el estado crítico”. La afirmación se volvió polémica por considerar a las personas aptas o no para recibir tratamiento con base en su “utilidad social”.

 

En México sucedió lo mismo, pues se priorizó el trato de población joven y se puso en segundo término el de los adultos mayores. Sin embargo, tras la polémica, el Consejo se vio obligado a revisar la guía y se decidió eliminar el criterio de la edad.

 

Pauta cuatro: se debe priorizar el tratamiento de aquellos que tienen la tarea de salvar vidas. Por ello, si entre los pacientes graves que necesitan camas o respiradores se incluye al personal de la salud, se les debe dar prioridad.

 

De acuerdo con palabras del Dr.Maglio, miembro del Consejo Directivo de la Red Bioética para Latinoamérica y el Caribe de UNESCO “la evaluación de ingreso a la unidad de terapia intensiva debe hacerse sobre la base de criterios objetivos, técnicos y neutrales”. En cuanto al uso de respiradores (o asistencia respiratoria mecánica en términos médicos), “es clave tener criterios objetivos, de naturaleza técnica, neutrales y verificables”.

 

Si llegaran a faltar respiradores, el personal médico de salud tendría que darse a la tarea de priorizar de acuerdo a los criterios antes establecidos y a las emergencias más grandes. Sin embargo, se espera que los hospitales no se desborden y se pueda garantizar tratamiento para todos.

 

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: