fbpx

Mafalda, la historieta que conquistó corazones alrededor del mundo

En el mundo hay personajes que inspiran no solo a una sino a miles de personas y ese es el caso de Joaquín Salvador Lavado, mejor conocido como Quino, la mente maestra detrás de la icónica serie humorista de Mafalda.

 

 

Quino se nos va el día de hoy a los 88 años, pues desde 2017 tenía complicaciones de salud, sin embargo, el legado de este autor argentino queda plasmado en el corazón y la historia de la cultura universal.

 

 

Originario de Mendoza, Argentina, Quino estuvo inmerso en el mundo de los grafitos desde muy joven gracias a la herencia de su tío, el pintor Joaquín Tejón. Como toda alma libre, el padre de Mafalda entró a la Escuela de Bellas Artes, pero cansado de los modelos clásicos decidió volar hacia sus propios rumbos y dedicarse a lo que le apasionaba: las historietas.

 

Mafalda, una historieta que trascendió barreras

 

 

Cuando Mafalda vio la luz del mundo, Quino llevaba cerca de una década realizando humor gráfico. Pero esta señorita que criticaba su entorno inicialmente se iba a convertir en el ícono publicitario de Mansfield, una marca de electrodomésticos.

 

 

La idea era crear una historieta sobre una familia que usara estos productos para ofrecerla de manera gratuita a diarios y revistas.

 

 

El artista tenía que cumplir con dos objetivos: el nombre de quien protagonizara la viñeta tenía que empezar con «Ma», como la marca, y debía mostrar la vida de una familia argentina de clase media.

 

 

El inusual nombre de su protagonista vino de un personaje de una película argentina que recordaba haber visto el dibujante: «Dar la cara». Lo curioso de todo es que, pese a la belleza y el humor que representa esa muchachita, al final la campaña no se llevó a cabo, ¡y lo agradecemos!

 

 

Aunque podría parecer un fracaso para Mafalda no todo estaba perdido. Tiempo después un colega le ofreció publicar algún trabajo suyo en la revista Primera Plana, ahí fue cuando Quino presentó a Mafalda, y así, el 29 de septiembre de 1964, hace 56 años y un día, salió a la luz quien se convertiría en el personaje de ficción más popular de su país.

 

 

¿Te imaginas a Mafalda promocionando lavadoras y planchas para la ropa? ¡Nosotros tampoco!

 

 

Desde el 29 de septiembre del 64 hasta el 25 de julio de 1973, el último día de esta tira cómica, Quino publico mil 928 tiras protagonizadas por la simpática muchachita del vestido y moño.

 

 

 

 

El éxito de Mafalda fue tanto que fue traducida a más de 35 idiomas, incluyendo el inglés, italiano, francés, hebreo, alemán, guaraní y coreano. Así que no, no hay rincón del mundo que no haya visto alguna vez a Mafalda.

 

 

Con cada viñerta Mafalda nos enseñó a reírnos de las cosas vanales de este mundo, pero también a cuestionarnos el comportamiento humano y las incongruencias sociales que desde siempre nos han perseguido.

 

La niña más filosófica del mundo siempre sabía qué tema tocar y cómo hacerlo.

 

 

 

 

 

Quino, el magnífico

 

Aunque podríamos pensar que el éxito siempre persiguió a Quino, la realidad es que ninguno de sus trabajos posteriores a Mafalda la rompió.

 

 

El autor, que muy a su estilo aseguró que vivir para escribir una historieta era como encarcelarse (se autorretrató vestido como preso con viñetas en lugar de rayas), nunca volvió a ver el reconocimiento en alguno de sus otros trabajos. Para Argentina y el mundo, Mafalda siempre sería su única obra maestra y la mejor.

 

 

En 2014, cuando la niña más famosa de Argentina cumplió 50 años, Quino fue reconocido con una de las mayores distinciones culturales del mundo hispano: el Premio Príncipe de Asturias que es entregado por España.

 

 

 

 

En ese mismo año, Quino también recibió la Orden Oficial de la Legión de Honor, el reconocimiento más importante que el gobierno francés le concede a un extranjero.

 

 

 

«Se murió Quino. Toda la gente buena en el país y en el mundo, lo llorará«, escribió este miércoles su editor, Daniel Divinsky, al dar a conocer su fallecimiento.

 

 

 

Nos vas a hacer falta en este mundo turbulento y caótico, Joaquín. Que no te falte el mate allá donde estés. Descansa en paz.

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: