fbpx

No esperes las oportunidades, créalas: Eliot Fernando Cruz Díaz

Cuando era más joven, Eliot no se involucraba ni en lo político ni en lo social. Como muchos otros, tenía la postura de “para qué, si las cosas no van a cambiar”. Pero su paso por la facultad de Derecho de la UAEMex lo llevo a interesarse en los asuntos públicos del Estado de México.

Gracias a eso, como universitario participó en distintos ejercicios parlamentarios, por ejemplo el simulador legislativo; también se convirtió en consejero universitario y, gracias a la pandemia, representó a México ante la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud en el foro virtual #JóvenesFrenteAlCovid19, donde manifestó, frente a distintas autoridades internacionales, la necesidad de una reingeniería del sector salud mexicano.

Autonomía universitaria forever

Eliot es un entusiasta de la política y se nota: cuando le preguntamos sobre los retos que enfrenta la máxima casa de estudios mexiquense, se pone serio. La importancia que para él tiene su alma mater no se pone en duda: “el principal reto de la Universidad Autónoma del Estado de México es defender la autonomía, es algo por lo que se lucho por muchos años y, sin lugar a dudas, siempre habrá actores políticos que quieran inmiscuirse. La universidad es un tema muy sensible, pero [está] más que claro: ninguno de los tres poderes puede inmiscuirse en los temas de la universidad, y, sin duda, es un tema que se mantendrá en el radar en los próximos meses”, defiende de manera contundente.

¿Izquierda o derecha?

“Yo creo que máaaas al centro [risas]”. Eliot considera que los radicalismos están —o deberían estar— ya rebasados, porque los temas que involucran el bienestar social deben mediarse.

Fotos: Luis Daniel Rodríguez

Mindset

Cuando participó en la ceremonia del premio Estatal de la Juventud —que ganó en la categoría de“ Cultura Política y Democracia”—, Eliot mencionó la importancia de la participación de los jóvenes en la política y en los distintos ámbitos del quehacer social, pero, ¿cómo lograrlo?, ¿cómo hacer para que los jóvenes se involucren?

“Mucho de lo que se criticaba en ese momento era la falta de espacios de participación, difícilmente las autoridades los proporcionaban, entonces cuestionamos: ¿y por qué nosotros no los creamos”. ¡PUM! Esas palabras resuenan como campanas en la plaza cívica donde realizamos esta entrevista, “y a partir de eso comenzamos a gestionar, a organizarnos, no esperamos a que a la autoridad se le ocurriera  ayudarnos; al contrario, fuimos desafiantes con la autoridad para poder realizar nuestros eventos”, finaliza. Con ese mindset seguro llegará muy lejos.

A %d blogueros les gusta esto: