fbpx


¡Orgullo oaxaqueño! Ella es la modelo Karen Vega, la nueva portada de Vogue

En pleno siglo XXI, los estándares de belleza han dado un giro de 360°. Ya nadie cree que la perfección física esté en las figuras esbeltas, las pieles claras, las cabelleras doradas o los ojos con tonalidades caucásicas. Por el contrario, año con año muchas revistas y pasarelas demuestran que, cuando se habla de modelaje, lo trend son las mujeres que están listas para gritar por la diversidad e inclusión.

 

 

El mejor ejemplo de este cambio en la moda es Karen Vega, una joven oaxaqueña de 18 años que con su caballera azabache, un vestido rosa mexicano y un gallo en brazos ha llegado a revolucionar la portada de Vogue este mes de julio.

 

 

Karen hace historia al ser la primera modelo oaxaqueña en aparecer como rostro de una de las revistas más afamadas del mundo entero. Pero su camino hasta esta Biblia de la Moda comenzó cuando aun era muy joven y descubrió que le apasionaba medirse vestidos.

 

 

El comienzo de su carrera

 

 

Karen Vega se dio cuenta que disfrutaba mucho cuando la esposa de su abuelo, de oficio costurera, le pedía que se midiera los vestidos que estaba confeccionando para una firma local de moda. Desde ese momento, esta joven supo que su destino sería el modelaje. Y qué más motivación que la de una familia cálida de la que no recibía ni burlas ni críticas negativas.

 

 

Después de ese empujoncito, Karen comenzó a investigar un poco más a través de redes sociales para conocer más sobre las modelos, las revistas y saber qué significaba la moda en un sentido más amplio.

 

 

 

 

Así, su primera participación en un proyecto formal de modelaje fue bajo la invitación de Pompi García, un diseñador oaxaqueño, y el fotógrafo Enrique Leyva, que estaban buscando un ícono perfecto para plasmar una piel morena y rasgos nativos mexicanos en una producción que se llamó “Realismo mágico”.

 

 

Posteriormente, Karen se unió a la agencia que Pompi García y Enrique Leyva fundaron en Oaxaca para representar a los jóvenes oaxaqueños que tuvieran una pasión por le modelaje. Fue ahí donde Karen recibió la invitación de la firma mexicana Barragán para que participara en su desfile Otoño-Invierno 2020 en la Ciudad de México. Y desde ese momento, Karen no deja de desplegar sus alas.

 

 

Las dificultades en el modelaje mexicano

 

 

Karen reconoce que una de las mayores complejidades de alzarse sobre una pasarela mexicana son los estándares tan altos que se han impuesto en el país: “muchas no contamos con la talla, con la altura, con el color de piel o con las exigencias que piden en un país donde no hay tanta gente con esas características, y eso es triste para las que vamos queriendo construir un camino”.

 

 

 

 

El cambio a través de Karen

 

 

Desde Yalitza Aparicio, esta es la segunda ocasión que un rostro oaxaqueño da vida a las páginas de Vogue. Sin embargo, Karen es consiente de que hay un largo camino por recorrer para que a las mujeres del sur de México se les considere de forma equitativa.

 

 

 

 

La razón es simple, en esas zonas de nuestro país las alturas y la tez que se busca comúnmente es casi imposible de obtener: “Mi granito de arena sería poner en la mira a la mujer sureña, nuestras historias, de dónde venimos para que más que modelos de fotos, también podamos ser inspiración de otro tipo”.

 

 

Vogue trabaja bajo el lema de sustentabilidad, tomando temas como el consumo excesivo, la huella ecológica al consumir la moda y los caminos para llevar a la moda hacia algo más amigable y sustentable con el planeta. También se ha esforzado por crear una integración de diversos grupos sociales, razas y etnias para visibilizar cualquier tipo de belleza y exaltar los atributos de todos los seres humanos.

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: