fbpx


Sigue el escándalo: la corona española bajo investigaciones por un presunto soborno

(Reuters). La Casa Real de España, en el ojo del huracán mediático desde que el exmonarca Juan Carlos I abandonase el país hace unos días entre acusaciones de corrupción, es una institución financiada con fondos públicos y creada para apoyar al rey como jefe de Estado y a su familia.

 

 

La Fiscalía española y la suiza están investigando las acusaciones sobre unas supuestas cuentas en el extranjero y el supuesto soborno relacionado con un contrato de tren de alta velocidad en Arabia Saudí que pesan sobre el rey emérito.

 

 

En cualquier caso, Juan Carlos I, de 82 años de edad, no está siendo investigado formalmente en ninguno de los dos países.

 

 

El exmonarca ha rechazado hasta el momento a hacer declaraciones, argumentando que las acusaciones afectan a su vida privada.

 

 

Diversos medios han situado al antiguo rey en Europa, el Caribe y, más recientemente, en Oriente Medio.

 

 

A continuación, algunos detalles sobre las finanzas reales, extraídos de la Casa Real, su página web (www.casareal.es) y el Gobierno español:

 

 

– El presupuesto anual del Estado prevé la financiación de la Casa de su Majestad el Rey. La normativa española establece que el rey debe recibir “una dotación presupuestaria suficiente para que el Jefe del Estado pueda desarrollar su labor con la independencia inherente a sus funciones constitucionales”.

 

 

– El presupuesto de la Casa Real se ha reducido en la última década en un 6%, hasta unos 7,9 millones de euros (9,29 millones de dólares).

 

 

Como dispone la Constitución, es el rey quien decide cómo distribuir el dinero.

 

 

El rey Felipe recibió un salario de alrededor de 248.000 euros en 2019, mientras que la reina Letizia recibió cerca de 137.000. El padre y la madre de Felipe recibieron alrededor de 310.000 euros en total.

 

 

La decisión del rey Felipe adoptada en marzo de poner fin a la asignación de su padre, por valor de 198.845 euros, contribuyó al pequeño superávit de la institución, algo por debajo del millón de euros.

 

 

– En 2015, Felipe decretó que la realeza no debe aceptar regalos más allá de “los usos habituales, sociales o de cortesía”, o que puedan “comprometer la dignidad de sus funciones institucionales”.

 

 

Los miembros de la familia real no pueden aceptar préstamos a bajo interés o sin intereses, ni regalos en forma de dinero. Los regalos en efectivo otorgados al rey deben ser donados a fines benéficos, mientras que cualquier aniversario u ocasión que pueda dar lugar a la entrega de regalos está sujeto a normas específicas.

 

 

Cualquier regalo con carácter institucional debe ser entregado al Estado.

 

 

– La Casa Real gasta anualmente más de 3,8 millones de euros en personal y 2,7 millones de euros en bienes y servicios. Su presupuesto también contempla una partida para inversiones por valor de 1,3 millones de euros.

 

 

– La familia real utiliza varios palacios, incluyendo el más grande de Europa Occidental, situado en Madrid, y varias residencias por todo el país que son propiedad del Estado.

 

 

– El Ministerio del Interior paga el coste de la seguridad de Juan Carlos, que es proporcionada por la Casa Real.

 

 

– Al ser preguntado el martes sobre cómo pagará el antiguo rey sus cuentas a partir de ahora, el presidente Pedro Sánchez declinó hacer comentarios.

 

 

(1 dólar = 0,8503 euros)

 

 

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: