fbpx

Todo lo que tienes que saber para llevar con éxito la dieta mediterránea

¿Te gustaría mantener un estilo de vida más saludable? Sí, sabemos que puede resultar un poco difícil dejar de jalón esos dulces, harinas y grasas para empezar a comer alimentos específicos que tal vez no te gustan o se te dificulta encontrar, sin embargo, existen algunos regímenes alimenticios que son buenos para nuestra salud y que no son tan difíciles de seguir.

 

En esta ocasión te queremos recomendar la dieta mediterránea que, como su nombre lo indica, es un tipo de alimentación inspirado en la comida tradicional de países cercanos al mar Mediterráneo.

 

Esta dieta es avalada por diversas instituciones como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las Guías Alimentarias para los estadounidenses, según la entidad médica Mayo Clinic. Este reconocimiento se debe a la gran variedad de alimentos que incluye: pescado, vegetales, frutas de temporada, granos enteros, porciones moderadas de productos lácteos y un limitado consumo de carne roja.

 

Algunos de sus beneficios son: bajar de peso, mejorar la retina del ojo y el funcionamiento del cerebro, protege al cuerpo de enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes, de enfermedades degenerativas y de la aterosclerosis y de la trombosis.

Si quieres incluir esta dieta en tu día a día aquí te dejamos algunos tips:

Colores
No realices el cambio de jalón, intenta hacerlo poco a poco. Un truco que te ayudará a que la comida se vea más apetitosa y la quieras comer siempre es mezclar todo tipo de frutas y verduras coloridas, lo recomendables son de 7 a 10 porciones diarias.

 

Pescado por todos lados
No podría ser una dieta inspirada en los países cercanos al Mar Mediterráneo sin pescado. Intenta consumirlo al menos dos veces por semana. Existen muchas opciones: salmón, atún, sardinas, caballa truca, etc. Pero ojo, evita lo frito y empanizado, mejor opta por lo asado y horneado.

 

Adiós al pan blanco
Reemplaza las harinas, los cereales, las pastas y panes refinados por sus versiones integrales, son mucho más saludables.

 

Grasas buenas
Un punto fundamental es sumarse al mundo de las grasas buenas utilizando aceite de oliva y aceites vegetales como el de canola y de linaza.

Reduce porciones
Esta dieta permite comer de forma ocasional y en porciones menores pollo, huevo, queso y yogurt. En el caso de la carne, mejor optar por la magra.

 

 
Evita productos industrializados
Al despedirte de productos industrializados disminuirá la producción de toxinas en el organismo, reducirás la inflamación y combatirás la retención de líquidos ayudando naturalmente a disminuir la hinchazón.

 

Vino
Por su elevado contenido de polifenoles, está demostrado que beber 30 cc de vino diario puede ayudar en gran medida a la salud de tu corazón. Pero ten cuidado, si bebes más de lo indicado podría ocasionar efectos negativos en la salud.

 

Estas son solo algunas recomendaciones que nosotros te compartimos para incorporar hábitos alimenticios más saludables en tu vida, si lo que buscas un cambio más radical, lo recomendable es asistir con un especialista.

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: