Ultra Taiwán, el único festival de música «normal» del 2020

Lo que más extrañamos del mundo “normal” en el que vivíamos antes de la pandemia de COVID19 sin duda son los festivales y eventos con música en vivo. ¡Llevamos 8 meses esperando que todo este caos termine y, tristemente, va para largo!

 

 

Pero bueno, para demostrar que no todo está perdido, hoy te queremos hablar del Road to Ultra Taiwán, el festival de música al que definiremos como el único normal de este 2020 apocalíptico. Y sí, le llamamos normal porque el pasado 14 de noviembre miles de personas se reunieron para vivir el poder de la música a la que acompañó una lujosa producción escénica, pirotecnia y fuegos artificiales, además de demostraciones de pintura en vivo, comida callejera global y una pared de arte gráfico creado por diseñadores taiwaneses.

 

 

 

La épica edición de esta producción musical que siempre se ha peleado con Miami por ser el número uno cuando hablamos de festivales musicales reunió a 20mil asistentes en Dajie Riverside Park en Taipei para vivir en grande la explosión del house progresivo y el punchis punchis.

 

 

Entre los participantes de esta hazaña electrónica estuvieron Alesso, el dúo Slander, el dúo de producción israelí Vini Vici y America DJ Kayzo , así como los actos de apoyo regionales Junior , RayRay y Pei Pei.

 

 

 

 

Revive una parte del festival aquí. ¡Es calidad HD!

 

 

Taiwán libre de COVID

 

 

¿Por qué fue posible que se llevara a cabo un festival de tal magnitud?

 

 

Taiwán ha tenido un inmenso éxito en frenar la propagación del coronavirus, a fines de octubre el país de Asia oriental había pasado 200 días sin un caso de COVID-19 transmitido localmente.

 

 

Varios factores han influido en la capacidad de Taiwán para evitar la propagación del virus quien, pese a una población de 23 millones, ha registrado solo 550 casos en total y siete muertes.

 

 

Un artículo de Time atribuyó el éxito de Taiwán al cierre temprano de las fronteras y la regulación estricta de los viajes. También influyó el producir, almacenar y distribuir eficazmente máscaras protectoras, seguir rigurosos protocolos de cuarentena y rastreo de contagios. Y claro, a la memoria cultural duradera del brote de SARS que en 2003 mató a diez veces más personas en el país que COVID-19 este año.

 

Moraleja, Taiwán rifa y controlar el COVID es posible si se respeta(ra) la cuarentena como es debido.