fbpx


¿Una cura mexicana contra el COVID19? Científicos del Poli la están desarrollando

Lo que más necesitamos en estos tiempos de pandemia es asegurar una cura para que el SARS-CoV-2 deje de cobrar tantas vidas humanas. Y aunque vacunas como la de Astra Zeneca o Pfrizer ya van muy avanzadas, también es necesaria la creación de fármacos que de verdad ayuden a reducir la letalidad del COVID19.

 

 

La buena noticia es que los científicos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) ya van avanzados en la investigación de un medicamento especializado. El fármaco incluiría 20 compuestos que harían efectivo el tratamiento y reduciría, por mucho, el riesgo que representa la enfermedad.

 

 

Los doctores en Ciencias Claudia Guadalupe Benítez Cardoza y José Luis Vique Sánchez, científicos de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía del IPN y de la Universidad Autónoma de Baja California, explicaron que estos compuestos impedirán la interacción entre las células humanas y el virus SARS-CoV-2.

 

Así funcionaría

 

 

De acuerdo al comunicado del propio Politécnico “estos compuestos farmacológicos impedirían la interacción entre las células humanas y el virus SARS-CoV-2 ya que están dirigidos a la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) que se encuentra en la superficie de las células de varios tejidos del organismo humano como riñones o pulmones, la cual, reportan algunos estudios, es la principal entrada del virus, por lo que es fundamental bloquear su interacción”.

 

 

La aportación más grande de este fármaco será que su desarrollo estará enfocado en combatir el coronavirus a través de la proteína ACE2, cosa que otros medicamentos que usualmente se recetan no pueden lograr. Por ello este “superfármaco” sería una de las grandes apuestas de la medicina al impedir la evolución de la enfermedad.

 

Imagen microscópica de partículas del coronavirus suministrada por el Instituto Nacional de Enfermedades Alérgicas e Infecciosas de EU y los Laboratorios Rocky Mountain. Foto: NIAID-RML vía AP

 

 

 

El estudio en sí

 

 

Para lograr esta conclusión, los investigadores mexicanos consultaron artículos publicados desde diciembre de 2019, además de textos más antiguos relacionados al covid del 2002 y 2003, provenientes de docenas de países de Norteamérica, Sudamérica, Europa y Asia.

 

 

Así, una vez que se estableció la interacción del virus con la ACE2 utilizaron una base de datos (quimioteca) con más de 500mil compuestos con estructuras y características farmacológicas precisas, para realizar un análisis computacional, validado por servidores web de predicción y toxicidad, y seleccionar aquellos que fueran capaces de acoplarse a las regiones de interés.

 

 

“Este acoplamiento toma en cuenta características físicas y químicas de ambas moléculas, es decir, de la proteína y del compuesto farmacológico, como pueden ser la estructura tridimensional, el volumen, la carga, hidrofobicidad, entre otras, por medio de la técnica de simulación del acoplamiento molecular, mejor conocida como docking”, manifestó el doctor Vique Sánchez.

 

 

La importancia de este paso

 

 

Ante la falta de tratamiento que demuestre una ventaja terapéutica sobre el COVID-19, el desarrollo de este fármaco sería la mejor luz verde que podríamos tener para comenzar a buscar soluciones.

 

La investigación de los expertos ya ha sido aprobada para su publicación en la prestigiosa revista médica especializada Life Sciences, lo que quiere decir que va por muy buen camino.

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: