Y bueno, ¿por qué los niños son menos propensos a contraer COVID19?

El no saber a ciencia cierta cosas claves del COVID19 es probablemente una de las cuestiones por las que la creación de una vacuna eficaz ha tomado tanto tiempo. También está el lado de los asintomáticos que llevan por ahí el virus sin saberlo, la poca inmunidad que genera un paciente que se recupera de COVID19 y muchos tópicos más que todavía no podemos explicarnos sobre el bicho.

 

 

Y precisamente hablando del comportamiento del SARS-COV-2 hoy los sabios parecen haber dado en el blanco para explicar por qué el virus ataca más fácilmente a adultos y personas mayores que a bebés y niños.

 

 

Resulta que científicos del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt (Nashville, Tennessee) publicaron un estudio el pasado jueves en la revista académica The Journal of Clinical Investigation donde develan que la clave para entender este factor está en la famosa enzima celular llamada TMPRSS2 que el virus necesita para afectar nuestros pulmones. Y es que en los niños el nivel de esta proteasa es mucho más bajo que en los adultos.

 

 

Proteasas en la infección del COVID19

 

 

Las proteasas son enzimas (moléculas orgánicas) especiales que rompen el enlace peptídico entre los aminoácidos dentro de las proteínas.

 

 

En el caso del coronavirus, las TMPRSS2 ‘cortan’ las espigas con las que las partículas virales se adhieren a las células de nuestros pulmones, permitiendo así que el covid-19 ‘penetre’ adentro y se fusione con la membrana celular. Luego, habiendo infiltrado en la célula, el virus captura su aparato genético y lo utiliza para replicarse.

 

 

El descubrimiento de los médicos de Vanderbilt fue posible gracias a las pruebas hechas en diversas muestras de pulmón de donantes de diversas edades, con ellas descubrieron que con la edad la expresión de TMPRSS2 aumenta significativamente. Esto coincide con la tendencia en las pruebas que se habían hecho con algunos ratones antes de las humanas, so, eureka.

 

Creemos que la TMPRSS2 podría ser un objetivo atractivo, tanto en el tratamiento como potencialmente en la prevención de enfermedades en personas con alto riesgo de exposición al covid-19″, afirmó Jennifer Sucre, profesora asistente de Pediatría y una de los autores principales del estudio, citada por EurekAlert y que aoarece en RT

 

 

Contrariamente a la creencia popular errónea, las pautas oficiales de la Organización Mundial de la Salud establecen que, a pesar de que los niños y los adolescentes parecen tener menos probabilidades de desarrollar una enfermedad grave, sí tienen las mismas probabilidades de infectarse que cualquier otro grupo de edad.