fbpx


Yalalag, la comunidad oaxaqueña donde está prohibido el paso de distribuidores de comida chatarra

Apenas hace unas semanas se reveló el nuevo etiquetado que marcará toda la comida “chatarra” que contenga altas cantidades de sustancias dañinas para la salud. Asimismo, la nueva normativa prohíbe que las cajas o etiquetas de estos productos tengan “mascotas” o caricaturas en ellas.

 

 

Las nuevas imágenes de los productos entrarán en vigor obligatorio a partir de octubre por una siempre razón: reducir el problema de obesidad y obesidad infantil que encabeza la lista de las enfermedades mortales en México.

 

 

En torno a esto, el pasado 5 de agosto Oaxaca hizo historia al convertirse en el primer estado de la República Mexicana en prohibir la venta de bebidas azucaradas y alimentos con alto contenido calórico a los menores de edad.

 

 

Pese a las presiones de la industria de la chatarra que días previos a la votación publicaron desplegados en contra de la medida, la 64 legislatura del Congreso de Oaxaca aprobó el no rotundo con 31 votos a favor.

 

 

Yalalag, un caso muy especial

 

 

Villa Hidalgo Yalalag es una pequeña comunidad zapoteca de Oaxaca que tomó una decisión extrema para frenar el problema de la diabetes y obesidad: cerrar sus fronteras a cualquier tipo de distribuidor de productos industrializados.

 

 

“Tomamos la decisión de cerrar la comunidad y prohibir muchos productos industrializados y esto generó que mostráramos la situación alimentaria que teníamos en Yalalag”, señaló la regidora de educación de Yalalag, María Isabel Aquino León.

 

 

Esto sucedió después de que durante el seminario “El derecho a la alimentación y soberanía alimentaria de los Pueblos Indígenas” se expusiera que los productos de ese tipo habían desplazado el consumo de lo local, además de estar dañando a salud de la población.

 

 

La regidora Aquino resaltó que durante la pandemia la problemática de salud se vio aun más evidenciada y era momento de hacer algo al respecto.

 

 

“Lo que hemos hecho en este tiempo de pandemia es restringir la movilidad para no contagiarnos del virus, para poder proteger a nuestra comunidad, porque sabemos que somos muy vulnerables, al estar muy mal alimentados (…) Por ello es que tomamos la decisión de cerrar el paso a estos productos”, añadió.

 

 

De acuerdo con Alejandro Cavilo Unna, director del Poder del Consumidor, México es el mayor consumidor de productos chatarra en America Latina. Además, Oaxaca y Chiapas figuran entre los mayores consumidores de Coca-Cola, situación que se hace evidente en sus índices de obesidad y diabetes.

 

 

Por otro México el 34.4 por ciento de los niños y adolescentes tiene sobrepeso u obesidad, lo que sitúa a los mexicanos en primer lugar mundial en obesidad infantil. A nivel estatal, Oaxaca ocupa el segundo lugar con más obesidad en adultos y el primero con obesidad infantil, según los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) al cierre de 2018. En contraste, unos 60 mil niñas y niños de cero a cinco años de edad padecen desnutrición.

 

 

 

Foto : Sinembargo.

 

La prohibición en Oaxaca

 

 

Aunque suena maravilloso, el logro que tuvo Oaxaca esta semana le tomó un año, pues fue en 2019 cuando se comenzó a analizar la iniciativa propuesta que además estuvo respaldada por organismos pro salud como la UNICEF, FAO y ONU.

 

 

Desde el inicio, los que no se mostraron muy contentos con ese paso fueron la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac), Cámara Nacional de la Industria Panificadora (Canainpa), Asociación Nacional De Tiendas De Autoservicio Y Departamentales (ANTAD), Canaco y el Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo, A.C. (ConMéxico), este último agrupa a 44 empresas como Bimbo, Nestlé, Coca-Cola y Lala.

 

CDMX y Tabasco podrían adoptarla

 

Tomando como ejemplo a Oaxaca, tanto Adán Augusto López Hernández, gobernador de Tabasco, y Claudia Sheinbaum Pardo, jefa de gobierno de la CDMX, informaron que están considerando el presentar una iniciativa similar en sus congresos.

 

 

Mientras tanto, Sheinbaum dijo que por el momento las autoridades capitalinas trabajan con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) e institutos de salud en un programa de atención a personas con diabetes y un programa de prevención que se vincula con el que se aplica a nivel nacional, llamado Vida Saludable.

 

 

Con información de Proceso y Sin Embargo.

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: