fbpx


5 razones para dejar atrás el fast fashion y recurrir al second hand

En una época donde el cambio de hábitos humanos es fundamental para detener el impacto ambiental, uno de los tópicos más debatibles es el fastfashion, pues, después de la industria energética, la moda es la industria más contaminante que existe en el mundo.

 

 

Así que para orientarte un poco sobre cuán grande es la contaminación de la industria textil, queremos compartirte algunas de las razones por las que ya deberías comenzar a usar secondhand.

 

 

Tu atuendo contamina y tala árboles

 

 

Sí, en cuanto te levantas y te pones tu prenda favorita ya estás contribuyendo al deterioro ambiental. ¿No nos crees? Fácil.

 

Si lo que te pusiste está hecho con poliéster (la fibra más usada para hacer ropa en el mundo, por lo que cada año se usan 70 millones de barriles de petróleo en ella) tardará más de 200 años en descomponerse.

 

 

Si tu atuendo está hecho con rayón, viscosa o lyocell (tencel), que son artificiales pero hechas a partir de celulosa, la cifra es nuevamente 70 millones, pero esta vez de árboles que deben ser talados para producirlas cada año.

 

 

Ah, pero si eres de los que sólo usan telas de fibras naturales como el algodón, resulta que este es el cultivo que más consume plaguicidas: 24% de todos los insecticidas y 11% de todos los pesticidas del mundo, que afectan la tierra y el agua.

 

 

Las tintas van directo a los océanos

 

Seguramente nunca te ha cruzado por la mente que los colores de tu ropa también son un contaminante para el agua de cualquier lago, río y mar del planeta.

 

 

Y, por si no lo sabías, las tintas textiles son el segundo contaminante de agua a nivel mundial y sus aguas residuales todavía le echan más leña al fuego.

 

 

Se estima que se usan alrededor de 100–150 litros de agua para procesar un 1kg de material textil. Y se tiñen alrededor de 28mil millones de kg de textiles anualmente.

 

 

Solo la industria del polyester consume 2.5 billones de litros de agua al año, esto, para más fácil, equivale a 3.7 millones de piscinas olímpicas al año.

 

Alrededor de 200mil  toneladas de estos tintes se pierden en los cuerpos de agua cada año debido a la ineficiencia de los procesos de teñido y acabado. Lo peor de todo es su toxicidad, porque no solo afecta el agua, sino también a las personas que hacen posible el entintado de las prendas.

 

 

 

Microplásticos

 

 

Un estudio realizado en 2017 por la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (IUCN) reportó que el 35% de los microplásticos de los océanos proviene de las telas como el polyestar, el nylon y el acrílico.

 

 

Así es, estos materiales de los que están hechas muchas de nuestras prendas desprenden microplásticos cada que las lavamos y les toma cientos de años desintegrarse.

 

 

Basura por toneladas

 

Debido a que las tendencias de moda cambian a velocidad luz, la ropa termina en la basura cada vez más rápido. Algunas veces hasta después de uno o dos usos totales.

 

Un ciudadano promedio de Estados Unidos desecha al año 35kg de ropa. Asimismo, según ha revelado la Agencia de Protección Medioambiental (por sus siglas en inglés, EPA), se tiran a la basura 16mil 030 toneladas de ropa cada año, un 811% más que en 1960.

 

 

 

 

Consumo masivo de agua

 

La manufactura de prendas de ropa es la segunda industria que consume más agua a nivel mundial.

 

Hacer una camisa de algodón  toma alrededor de 700 galones de agua y 2mil galones por un par de jeans.

 

Por su parte, una playera de algodón, con un peso aproximado de 250 gramos tiene una huella hídrica de 2mil 700 litros.

 

Para producir un kilogramo de algodón se necesitan alrededor de 10.000 litros de agua. Según estimaciones esta cifra cubre la misma cantidad de agua que bebe un ser humano en diez años.

 

Fuentes consultadas: BBC, Ecofakers, iResiduo.

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: