¡Cuatro patrimonios de la humanidad están en el Edomex! ¿Cúales conoces?

El Estado de México por supuesto que tiene su lado MUUUUUY BONITO, ¿sabías que es la única entidad federativa del país en contar con cuatro declaratorias de Patrimonio de la Humanidad? leíste bien, cada una de ellas otorgadas por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Éstas son: la Zona Arqueológica de Teotihuacán, el Camino Real de Tierra Adentro, Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca y el Acueducto del Padre Tembleque, el tesoro que resguarda la entidad.

¿Cúales de estos conoces?

En el valle de los municipios de Teotihuacán y San Martín de las Pirámides emerge “La Ciudad de los Dioses”, una de las zonas arqueológicas más importantes de la civilización y del origen e identidad del México prehispánico, que presentó el arte más desarrollado entre las diversas civilizaciones de Mesoamérica, motivos que fueron sustento para ser declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad el 11 de diciembre de 1987.

En una extensión de más de 250 hectáreas destacan, dentro de la Zona Arqueológica de Teotihuacán, las construcciones de La Ciudadela y el Templo de Quetzalcóatl, edificios religiosos, la Pirámide de La Luna, el Palacio de los Jaguares y la monumental y emblemática Pirámide del Sol.

En la denominada Calzada de los Muertos, vía principal del complejo, sobresalen los conjuntos residenciales de Tetitla, Atetelco, Tepantitla y la Ventanilla en los que aún las y los visitantes pueden admirar pinturas murales.

A 35 años de su nombramiento como Patrimonio Cultural de la Humanidad, el vestigio arqueológico también alberga los museos de la Cultura Teotihuacana y de Murales Teotihuacanos “Beatriz de la Fuente”.

El Estado de México comparte con Michoacán uno de los espacios naturales de mayor relevancia y un gran espectáculo ante los ojos de las y los visitantes: la Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca.

Entre bosques de oyamel, pino, encino y cedro llega este pequeño insecto a hibernar, entre noviembre y marzo, en los Santuarios que se ubican en los municipios de Temascalcingo, San José del Rincón, San Felipe del Progreso, Donato Guerra y Villa de Allende.

Recorre los Santuarios de La Mesa, en el municipio de San José del Rincón y Piedra Herrada, en el municipio de Temascaltepec previo a que la Mariposa emprenda su vuelo. Es importante respetar los lineamientos establecidos para el recorrido.

EL DATO:

La Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca también es una importante zona de captación de agua de lluvia y un punto estratégico para la conservación de la biodiversidad del país, por su alto grado de especies endémicas, por ello recibió la declaratoria como Bien Patrimonio Mundial Natural por la UNESCO, el 8 de julio de 2008.

El Camino Real de Tierra Adentro, también conocido por el nombre de “Camino de la Plata”, comprende tres lugares, en el Estado de México: el Museo Nacional del Virreinato, en Tepotzotlán, y su antiguo Colegio de San Francisco Javier, el pueblo de Aculco y el Puente de Atongo en Soyaniquilpan. Esta ruta comienza en la Ciudad de México y llega hasta Texas y Nuevo México, en Estados Unidos.

Utilizado entre los siglos XVI y XIX, este camino funcionó para transportar la plata extraída de las minas de Zacatecas, Guanajuato y San Luis Potosí, así como el mercurio importado de Europa.

Durante la época colonial fue la vía de acceso obligatorio para quienes transitaban por el país, a través de este camino se comercializaba maíz, pulque, ganado, minerales y metales. Además, era el lugar de paso y descanso para los arrieros y sus mulas de carga.

Este viejo camino no sólo permitió trasladar mercancías, también favoreció el intercambio cultural e ideológico, enriqueciendo a los pueblos que tocaba. De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se trata de la espina dorsal del México novohispano.

La declaratoria de Camino Real Tierra Adentro como Patrimonio Cultural de la Humanidad se dio a conocer en el año 2010.

Asimismo, el 5 de julio de 2015 la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad al Sistema Hidráulico del Acueducto del Padre Tembleque. El Acueducto se erigió en 1554, durante 17 años, hasta 1571, por 40 comunidades indígenas.

Esta magna obra facilitó llevar agua a pequeñas poblaciones del yermo Altiplano mexicano, ubicadas entre los actuales estados de México e Hidalgo.

El complejo hidráulico está constituido principalmente por una zona de captación de aguas y fuentes, una red de canales, un conjunto de depósitos y una serie de puentes-acueductos. Uno de estos puentes posee la mayor arcada de un solo nivel construida en todos los tiempos para una obra de esta clase.

Los métodos utilizados para su construcción atestiguan la doble influencia de los conocimientos europeos en materia de sistemas hidráulicos –especialmente los romanos– y de las técnicas tradicionales mesoamericanas de utilización de cimbras de adobe.

El Acueducto atraviesa por los municipios mexiquenses de Nopaltepec, Otumba y Axapusco.